Navigation – Plan du site
Comptes rendus

Guillem Molla, Ramon Esquerra. Geografia crítica d’un esperit comparatista

Publicacions de l’Abadia de Montserrat, Barcelona,2014
Teresa Iribarren
p. 385-388
Référence(s) :

Guillem Molla, Ramon Esquerra. Geografia crítica d’un esperit comparatista. – Barcelona, Publicacions de l’Abadia de Montserrat, 2014, 304 p. ISBN 9788498837285.

Texte intégral

1Desde hace poco menos de un decenio estamos asistiendo a la recuperación de Ramon Esquerra (Barcelona 1909 - Frente de Artesa de Segre 1938?), uno de los jóvenes intelectuales más prometedores de la generación formada en la Universidad de Barcelona durante la dictadura de Primo de Rivera, cuya brillante trayectoria literaria quedó sesgada por la Guerra Civil española. Compañero de Guillermo Díaz Plaja y Juan Ramón Masoliver, con quienes inició su primera incursión en el mundo de las letras en la revista universitaria Ginesta (1929), Esquerra debe figurar –como sus colegas– en los anales de la historia literaria: fue el introductor de la literatura comparada en Cataluña y el defensor más tenaz y agudo de la novela anglosajona contemporánea en la prensa barcelonesa de preguerra.

2El libro de Guillem Molla –actualmente profesor en la Universidad de Massachusetts, Amherst– culmina el proceso de la necesaria rehabilitación de la figura del crítico, traductor e historiador de la literatura, que quedó sumida prácticamente en el olvido hasta que en 1985 Guillem-Jordi Graells le dedicó el breve estudio que presidía la reedición de Amfitrió 38 de Jean Giraudoux, traducción que Esquerra había publicado el 1934 en La Revista. La recuperación de su perfil intelectual y de su obra se puso en marcha el 2006, cuando se creó el fondo documental Ramon Esquerra en la Biblioteca de Catalunya –gracias a la donación del legado personal por parte de los hijos– y se reeditó la antología de críticas literarias periodísticas Lectures europees (que había visto la luz en enero de 1936). En los años siguientes la reivindicación del homme de lettres tuvo continuidad con la publicación de varios trabajos en revistas académicas sobre su obra crítica y, sobre todo, con la reedición de Shakespeare a Catalunya (2009). El ensayo, que apareció en forma de libro en septiembre de 1937 bajo el auspicio de la Institució del Teatre, si en el contexto de aquellos años constituyó el trabajo «més ambiciós en català i centrat a Catalunya que adopta la literatura comparada preceptiva» (p. 162), entrado ya el siglo xxi continua siendo una obra fundamental en materia shakespeareana dentro del sistema literario catalán, como reconocen Dídac Pujol en Traduir Shakespeare: Les reflexions dels traductors catalans (2007) y Helena Buffery en Shakespeare in Catalan: Translating Imperialism (2007) (p. 201). La modernidad, el espíritu europeísta y la inteligencia hermenéutica que emanan de Lectures europees y Shakespeare a Catalunya legitimaban su reedición, como lo demostró el recibimiento que tuvieron por parte de la crítica académica y periodística, que les dedicó grandes elogios y celebró que llegaran a manos del lector de hoy, contribuyendo así a la divulgación del redescubierto Esquerra.

3A lo largo de la bien documentada monografía, Molla presenta a Esquerra como un autor eminentemente poliédrico: hispanista en su formación e intereses académicos, anglófilo en cuanto a su pasión por la novela, de espíritu francófilo en su descubrimiento y adscripción a la disciplina comparatista y, en su vertiente política e ideológica, catalanista a la vez que europeísta, de profundo sentimiento católico. La investigación de Molla no solo proporciona una buena y utilísima síntesis de los estudios previos publicados sobre la faceta como crítico periodístico de Esquerra, sino que también brinda informaciones y análisis nuevos de aquellas vertientes que menos conocíamos: la biográfica y la producción eminentemente académica, inscrita en los parámetros del comparatismo. Así, Molla reconstruye la trayectoria vital de Esquerra a la vez que resigue la diversificación de su producción intelectual en múltiples plataformas catalanas y francesas, como el Bulletin Hispanique.

4Molla pone de relieve el carácter pionero y la calidad de las investigaciones y manuales literarios llevados a cabo por el joven estudioso, a pesar de que se desarrollaron ya al margen de la universidad y en paralelo a su intensa actividad profesional como crítico literario y crítico de arte en varios periódicos y revistas barceloneses, que combinó con la traducción y la docencia en el Instituto Francés de Barcelona, el Institut Escola de la Generalitat de Cataluña y el Instituto Giner de los Ríos. Gracias a la exhumación de documentos inéditos del Fons Ramon Esquerra, Molla atestigua que durante la Guerra Civil la enorme capacidad de trabajo del autor no disminuyó ni un ápice y que sus inquietudes intelectuales y aspiraciones académicas se reforzaron, como pone de manifiesto la correspondencia personal conservada. Así, por ejemplo, durante el 1937 Esquerra se ofreció para ser profesor en varias universidades de los Estados Unidos y en 1938 solicitó ingresar en la asociación artística e intelectual antifascista Porza, en su sección francesa. Sin embargo, sus esfuerzos por encontrar una plaza como docente en alguna universidad extranjera, y así poder huir de la guerra con su familia, no fructificaron.

5El estudio se estructura en tres partes, que son precedidas por tres capítulos introductorios de cariz biográfico, e incluye una bibliografía muy completa y actualizada sobre el autor. Las dos primeras partes corresponden a las dos breves etapas en que se divide la producción en materia literaria de Esquerra, mientras que la tercera se focaliza en la identificación de los fundamentos de su pensamiento político. La primera parte, «Intuïció, les lectures comparades d’un humanista», abraza principalmente la producción periodística publicada desde 1932 hasta 1936. Son los años en que Esquerra, admirador de Michel de Montaigne y del anglófilo André Maurois, escribe reseñas de novedades literarias (más de 550), principalmente de novelas anglosajonas, publicadas tanto por editoriales españolas como europeas (The Albatross, Tauchnitz). Dado que la crítica periodística de Esquerra ya ha sido estudiada con profundidad, Molla la aborda de manera más sumaria, y con el fin de mostrar que esta presenta ya claros rasgos comparatistas, con un interés especial por señalar las conexiones entre distintos géneros (novela y biografía, novela y cine), y que obedece claramente al espíritu europeísta y cosmopolita del autor. Así, Molla sostiene que Lectures europees, donde queda sustancialmente recogida su crítica periodística, sería la fijación del primer comparatismo de Esquerra. Del libro, el primero del sistema literario catalán en que se defiende la novela detectivesca y se pone en relación literatura y cine, Molla también da fe de su recepción crítica.

6En la segunda parte, «Precepte, el comparatisme de l’hora francesa», Molla cataloga y analiza de forma más detallada la totalidad de la producción académica que Esquerra elaboró desde 1935 hasta su desaparición en el Frente del Ebro. Demuestra hasta qué punto los compendios de literatura universal y, en especial, los estudios académicos se inscriben dentro de las directrices de la literatura comparada postuladas por Fernand Baldensperger y, sobre todo, por Paul van Tieghem, autor del fundacional estudio La Littérature comparée (1931). La adhesión a esta metodología se imbrica estrechamente con su concepción del estudio de la literatura, que a su modo de ver debería constituir una vía para comprender la evolución de las sociedades y las culturas, por un lado y, por el otro, con su interés por el concepto de literatura mundial, en detrimento del de literatura nacional. Están en parte inspirados en el comparatismo los manuales Iniciación a la literatura (1937, que vio una segunda edición corregida y aumentada en 1938), Vocabulario literario (1938), y el estudio inédito Siete siglos de prosa española. Antología de la prosa española. Del siglo XII al XIX –en los que Esquerra, como subraya Molla, hace gala de una gran capacidad de sistematización y síntesis. En cambio, se erigen ya claramente como trabajos paradigmáticos del comparatismo el artículo «Stendhal en España» (1936), el primer estudio publicado en español de la Revue de Littérature Comparée, y «Shakespeare a Catalunya», que vio la luz en las páginas de La Revista en 1935 y que se publicó (con revisiones y amplificado) en volumen en 1937 –como ya hemos informado. Los trabajos escritos bajo el signo del comparatismo académico de matriz francesa tuvieron continuidad en tres artículos publicados en el Bulletin Hispanique: dos en francés, «Notes sur la fortune de Lope de Vega en France pendant le xviie siècle» (enero-marzo de 1936), «Sur les origines d’Hernani» (julio-septiembre de 1938), y uno en español, «Juicios de Saint-Évremond sobre España y la literatura española» (julio-septiembre de 1936). De ellos Molla rastrea la recepción que tuvieron tanto en España como en otros países y, en el caso de algunas obras, también las pone en relación con investigaciones publicadas por estudiosos del ámbito internacional que trabajaron en una misma línea, como por ejemplo en cuanto a la recepción shakespereana.

7La definición y el análisis del pensamiento político de Esquerra es el objeto de la última parte, «Europeisme, cruïlla d’intuïcions i preceptes». Molla desgrana con precisión cómo el crítico plasmó en sus ensayos periodísticos su posicionamiento sobre la crisis de la consciencia europea, los conceptos de Estado y de individualismo, y los totalitarismos que amenazaban la Europa de aquellos años, entre otras cuestiones, además de consignar las razones de su crítica a Ortega y Gasset. Explica que siempre sostuvo firmemente el deber del intelectual de colaborar en la construcción de una unidad espiritual Europea. Catalanista de clara vocación internacionalista, la suya fue una posición ecléctica, inspirada en posiciones como el paneuropeísmo de Aristide Briand y el catolicismo postulado por el historiador Christopher Dawson y el teólogo Romano Guardini. Estas filiaciones estarían en consonancia con la solución que da Esquerra al problema de la decadencia europea, formulada por Paul Hazard en su tan discutido ensayo La crise de la conscience européenne: 1680-1715 (1935): el retorno a los valores humanísticos, a la espiritualidad católica y al buen entendimiento y solidaridad entre las distintas naciones que conforman el continente.

8Gracias a la rigurosa y bien sistematizada investigación del profesor Guillem Molla, disponemos finalmente de un estudio de la totalidad de la obra del malogrado autor. Más allá de invitar a redescubrir sus inteligentes exégesis literarias y los primeros trabajos realizados en Cataluña dentro de la disciplina comparatista –algunos de ellos referentes útiles aún hoy–, la aportación de Molla constituye, sin ninguna duda, un valioso testimonio de la profunda convicción que tenían los jóvenes intelectuales de la época del gran poder de la literatura como instrumento de conocimiento de las culturas, de entendimiento entre naciones y, en definitiva, de antídoto contra las conflagraciones bélicas.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Teresa Iribarren, « Guillem Molla, Ramon Esquerra. Geografia crítica d’un esperit comparatista », Bulletin hispanique, 118-1 | 2016, 385-388.

Référence électronique

Teresa Iribarren, « Guillem Molla, Ramon Esquerra. Geografia crítica d’un esperit comparatista », Bulletin hispanique [En ligne], 118-1 | 2016, mis en ligne le 15 juillet 2016, consulté le 23 juillet 2017. URL : http://bulletinhispanique.revues.org/4449

Haut de page

Auteur

Teresa Iribarren

Universitat Oberta de Catalunya - Barcelona

Haut de page

Droits d’auteur

Tous droits réservés

Haut de page