Navigation – Plan du site

La Junta de libros de Tamayo: bibliografía, parnaso y poetas1

Pedro Ruiz Pérez
p. 511-543

Résumés

La Junta de libros de Tamayo est le précédent le plus immédiat de l’œuvre monumentale de Nicolás Antonio : on peut la considérer comme la première bibliographie digne de ce nom des Lettres espagnoles. Par son contenu et sa signification, elle constitue une étape capitale dans le processus de formation d’un parnasse national en offrant un espace propre, un ensemble d’auteurs et d’œuvres, des tentatives d’évaluation et un intérêt spécifique pour l’objet. Sa valeur particulière est analysée à la lumière des contextes de l’histoire et des genres où s’inscrit cette œuvre, au début du règne de Philippe IV et de la politique de restauration d’Olivares.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 El presente trabajo se incluye en el desarrollo del proyecto «La república de los poetas en los sig (...)

09

  • 2  Sobre el desarrollo de esta disciplina pueden consultarse las monografías de Luigi Balsamo, La Bib (...)
  • 3  Algunas de las nóminas son abordadas en trabajos recogidos en el presente volumen, así como en el (...)

1Entre los elementos y recursos habituales para la construcción y consolidación de un parnaso se encuentran, sin duda, los repertorios, en particular los bibliográficos. No se puede concebir hoy una historia literaria, un conocimiento científico de la misma y un argumento sobre la consistencia de su objeto sin la existencia de estos instrumentos generalizados con la ilustración dieciochesca y sistematizados por el positivismo2. Por eso parece significativo el papel que tuvo o, al menos, pretendió tener en la conformación del parnaso español uno de tales repertorios, aparecido en los albores de esta práctica, como uno de los primeros, si no el primero, dedicado a las obras de autores nacionales y abordado desde una perspectiva bibliográfica que supondría una de las bases fundamentales para el trabajo de Nicolás Antonio, unas décadas después. Los listados de autores aparecen desde muy pronto, ya en el siglo XV, como una de las estrategias básicas en el reconocimiento, identificación y proyección de un grupo de escritores, de una práctica literaria y de la lengua y la poética en que se inscribe3, pero en ninguno de los contextos en que aparecen hasta el siglo XVII alcanzan este grado de sistematicidad ni, en particular, la atención preferente a las obras salidas de la pluma y, en particular, de los tipos de imprenta.

  • 4  De la primera versión hay dos copias manuscritas, en la Biblioteca Nacional de Madrid (Ms. 9752-53 (...)
  • 5  Son analizadas por Fernando Rodríguez de la Flor, Biblioclasmo. Por una práctica crítica de la lec (...)
  • 6  Para Varrón «ningún libro es tan malo, que no se pueda sacar de él algo bueno»; Venegas parafrasea (...)

2Una bibliografía es, en su uso general, una fuente de información, pero, sobre todo en las décadas iniciales del siglo XVII es primariamente un indicio en sí misma, el síntoma de una intención precisada en su designio, en su empeño y en su diseño. Este es el caso de la Junta de libros la mayor que España ha visto en la lengua castellana, recogida por Tomás Tamayo de Vargas, en una primera fase, en 1624, para conocer una versión ampliada en 16394. Las referencias librescas, la voluntad de recopilar con ambición y el carácter nacional de la empresa, el marco y el objeto son de por sí suficientemente representativos de un contexto o, mejor, de unos contextos, que conviene recomponer para calibrar con unas ciertas garantías la naturaleza de la empresa y su impacto en el camino de la constitución del parnaso español. Sin menoscabo de las incuestionables corrientes de biblioclasmo perceptibles en estos años5, la recopilación de Tamayo se inscribe en una corriente de erudición libresca que bien podría sintetizarse en la conocida formulación de que «no hay libro malo», bien conocida en la literatura española desde su aparición en el prólogo del Lazarillo. Hasta ahí llega tras un recorrido prestigiado en las letras latinas: Plinio el Joven (Epístolas, III, 10) se lo atribuye a su tío Plinio el Viejo, y de ahí reaparece en el difundido tratado de Varrón, De lingua latina, VI; tras la publicación del anónimo el topos es recogido por Alejo Venegas del Busto (autor de una Diferencia de libros que hay en el Universo) en su Tractado de ortografía y acentos en las tres lenguas principales (1561) y, más adelante, por Juan de Torres en su Philosophía moral de príncipes (1596)6; en una más directa relación con la obra de Tamayo habría que situar la nota manuscrita con la cita de Varrón conservada entre los papeles preparatorios de la Bibliotheca Hispana Nova de Nicolás Antonio (BNM, ms. 7353), que tanto debe a la información reunida por Tamayo.

  • 7  Me acerco a ella en «La poética de la erudición en Trillo y Figueroa», La Perinola, 7 (2003), pp.  (...)

3Junto a este incuestionable interés por los libros, en una tradición que enlaza el saber humanista con la incipiente ciencia barroca, se percibe la relación de la obra con la voluntad de resumir, pero también de recoger e inventariar, de repertoriar y ordenar, algo que en la pluma del cronista se ofrece como un modelo de erudición libresca. Es el mismo con que el propio Tamayo anota en las guardas de su ejemplar de la Historia ecclesiastica dos obispos de Braga (1634), de Rodrigo da Cunha: «De mí habla el señor Arçobispo en 9 folios». Ciertamente, muestra de orgullo de autor, pero también de anotación erudita. La repetición de una práctica muy similar en la pluma y las guardas de los libros de Trillo y Figueroa denota el ascenso en el segundo cuarto del XVII de una poética culta-clásica, ligada a la erudición7, en la que la novedad no rompe con los modelos, esto es, donde la renovación se concibe en términos de revitalización de una continuidad. Las manifestaciones en el plano de lo individual son el correlato de una actitud de horizonte más amplio, tendido desde finales del siglo XV como una reivindicación de la herencia grecolatina en una progresiva actitud de emulación, una corriente en la que se aúnan la reivindicación de las letras y la conciencia nacional, componentes básicos e insustituibles en la constitución de un parnaso.

  • 8  Cito por la mencionada edición de Belén Álvarez García, que sigue el texto ampliado de 1639; conse (...)

4Nuestro autor (1587-1641) pertenece a una generación de la que también forman parte escritores como Quevedo, Carrillo y Sotomayor, Espinosa, Soto de Rojas o Tirso de Molina, una suerte de segunda promoción barroca que aúna intelectuales y poetas, creadores y preceptistas caracterizados por situarse ante la herencia inmediata, asumir los modelos y, en una gran medida, reelaborarlos; los llevan así hacia el límite de sus posibilidades, mientras se mantienen en constante relación con las figuras descollantes de la generación precedente y sus formalizaciones en los distintos géneros. Éstos se perciben cercanos a su culminación a partir de las respectivas fórmulas de «arte nuevo», en cuya aceptación o rechazo pesa mucho el argumento de lo nacional. Es también una generación consciente, sobre las realizaciones artísticas precedentes, de los cambios operados en el entorno sociocultural, con la consolidación de prácticas y cauces novedosos y la emergente presencia de perfiles antes desconocidos o muy aislados en el ámbito de las letras, entre el esporádico cultivador del verso por ornato propio de su condición y quienes vinculaban el ejercicio de la pluma a un legado humanista de cancilleres, secretarios u otros cargos curiales. Aunque sin inscribirse en el espacio delimitado de los escritores netamente profesionales, desarrollados al calor de los géneros de consumo popular, Tamayo de Vargas, como por esos mismos años o muy poco después hiciera Pellicer, sin abandonar su actividad en el entorno cortesano, se vuelca en la labor de pluma, más o menos relacionada con este mundo, entre la erudición, el servicio y la difusión, sin descuidar la intervención en el plano concreto del mundo de las letras. Se trata de un escritor de obra amplia, con títulos en los géneros más dispares; entre otras referencias, en su propia bibliografía, recogiendo impresos y manuscritos, el autor registra lo siguiente8:

1916
THOMAS TAMAIO DE VARGAS, cronista mayor de su Majestad en las Indias y en España, su ministro en el real Consejo de las Órdenes y en el Tribunal del Santo Oficio; nació en Madrid aunque su origen paterno es en Ávila y el materno en Toledo. Ha impreso y tiene para imprimir (fuera de otros libros latinos) en español:
Defensa de la Historia general de España, del Padre Juan de Mariana. Toledo, por Diego Rodríguez, 1616, 4º.
Defensa de la descencion de Nuestra Señora a la iglesia de Toledo a dar la casulla a su bienauenturado capellan San Ilephonso. El mismo año, por el mismo, 4º.
Vida de doña Maria de Toledo, señora de Pinto, i despues sor Maria la Pobre, fundadora i primera abbadesa de Santa Isabel de los Reies de Toledo. Por el mismo, en el mismo año, 4º.
Tradujo la
Constancia, de Justo Lipsio de latín; sacóla en Sevilla con nombre ajeno F. Hernando de Luxán, mercenario andaluz habiéndosela usurpado. 1619, 4º.
Sacó a luz y emendó la
Historia de la ciudad de Toledo, del Dr. Francisco de Pisa. Toledo, por Diego Rodríguez, 1618, fol.
Vida de Diego Garcia de Paredes i relacion breue de su tiempo. Madrid, por L. Sánchez, 1621, 4º.
Ilustró con
Notas a Garcilaso de la Vega, Principe de los poetas castellanos. Por el mismo, 1621, 32º.
Cifra i contracifra antigua i moderna. Tiene licencia para imprimirla desde el año 1612.
Notas segundas a Garcilaso i correccion de las demasias en las primeras.
Marco Valerio Marcial, español.
Traducción de este festivísimo poeta, y notas a ella.
Nouedades antiguas de España, esto es:
Defensa de la doctrina de Flauio Lucio Dextro.
Antigüedad de la religion christiana en el reino de Toledo, por muestra de la verdad, del mismo auctor.

Averiguacion de algunas memorias en la historia ecclesiastica, ilustres para España de su doctrina. Madrid, por Pedro Tazo, 1624, 4º. [fol. 432]
Restauracion de la ciudad del Saluador i Baia de Todos Sanctos en la prouincia del Brasil, por las armas de don Philippe el 4º, Nuestro Señor. Madrid, por el mismo, 1627.
Memorial a su Magd. en nombre de la Iglesia de Sanctiago i del clero de las Españas por el unico patronato del Apostol Sanctiago. Fol.
Notas a todas las historias antiguas de España, necessarias para su emienda, defensa i inteligencia.
Doce tratados:
1.
De la venida de Sanctiago a España.
2.
Sanctos de España nueuamente descubiertos.
3.
El chronista: su oficio, sus qualidades i prerrogativas; raçon de los que a habido en estos reinos.
4.
Origen de los titulos i otras dignidades de España.
5.
Informacion para la lengua antigua de España.
6.
Raçon por que a la Magd. de Philippe el 4º toca el titulo de Magno.
7.
Daños de la impresion de las comedias i nouelas.
8.
Prouechos de la historia i uso della entre los principes.
9.
Falsedad del Beroso de J. Annio i de los demas que andan con el.
10.
Competencias de Toledo i Burgos sobre el assiento i voz en Cortes.
11.
Paralelos de algunos insignes españoles con otros de los antiguos.
12.
Ierros de algunos historiadores nuestros i ajenos.
Junta de libros, la maior que España a visto en su lengua hasta el año de 1624. [Ms. Dos tomos en folio].

  • 9  En el estudio preliminar de su edición de Girolamo Cardano, Mis libros (Madrid, Akal, 2002), Franc (...)

5Aunque no es extraña del todo la autoinclusión en el contexto de una bibliografía general, por muy incipiente que resulte, el tratamiento por Tamayo de la mención de sus obras parece situarse con su minuciosa pormenorización en la senda de ilustres y reconocidos predecesores, además de sumar la singularidad de una obra que se cita a sí misma como referencia. En cuanto a lo primero, tanto Cervantes como Lope ofrecían ya modelos acabados de las estrategias de autopromoción, a partir de la inclusión en sus textos de noticias y títulos de sus obras precedentes y aun de las que estaban en el telar, como forma de afirmación de una autoría que tenía tanto de intención comercial como de búsqueda de reconocimiento y prestigio. Mientras Cervantes aprovechaba el espacio paratextual de los prólogos o convertía su posición autorial en materia argumental de su escritura, Lope sumaba a estos procedimientos la neta y llana inserción, como en El peregrino en su patria, de una lista de títulos de sus comedias, en temprano precedente de la práctica de Tamayo. A ellos cabría sumar el precedente de Cardano9, con sus repetidas autobibliografías; de ellas nuestro autor tomaría, si no su explícito carácter justificatorio y panegírico, su preocupación bibliográfica, que, como en el conjunto del repertorio, se manifiesta en la inclusión de detalles de las referencias, como el lugar y el año de publicación o el formato del volumen.

  • 10  Puede compararse el tratamiento con la «junta de poetas sobre el Tajo» fabulada por Ramírez Pagán (...)

6Deteniéndonos ahora en las peculiaridades de las propias entradas del repertorio, avanzadas ya por el paradigmático caso de autorreferencialidad, nos pueden resultar significativos los criterios de organización, con una base cronológica y un esbozo de agrupaciones genéricas, el detalle de lo contenido en algunos volúmenes, la combinación de impresos y manuscritos, la diversidad de géneros y modalidades discursivas (más o menos «literarias»), incluyendo la traducción y, finalmente, la singularidad de la mención, en el caso del libro Cifra i contracifra, de su condición de obra con licencia, aunque aún no ha aparecido, como si quisiera publicitarla o preservarla de la cada vez más frecuente piratería editorial; en cualquiera de los dos casos, un síntoma de una conciencia y una voluntad de afirmación autorial, a las que responde en general todo el apartado que se reserva en su bibliografía. Si un repertorio bibliográfico es, en el sentido más estricto, un libro de memoria, es indudable que Tamayo quiere formar parte de esa memoria, la de un conjunto de obras y escritores en el que el autor quiere insertarse. El empeño está en directa relación con la generalizada contemporaneidad (en un sentido amplio) de la nómina, lo que facilita la inserción, a salvo del parangón con los autores clásicos y en una relación entre la igualdad y la competencia. De ellas da cuenta el carácter horizontal e igualitario del tratamiento otorgado en la recopilación bibliográfica. Como en los encomios de ingenios asentados en el cauce poético, esta «junta de libros»10 no deja entrever diferencias en el tratamiento, como si se mantuviera al margen del conflictivo juego de relaciones que se manifiesta tras la ironía en el Viaje del Parnaso, por lo que no presenta la jerarquización resultante de dichas relaciones y característica del modelo clásico del Parnaso, con su evidente selección. Pero se impone el estrecho vínculo con que se manifiestan la voluntad autorial de inscripción y la delimitación del espacio de reconocimiento, una suerte de parnaso contemporáneo que, por lo apuntado, comienza su construcción por lo cuantitativo, es decir, por la mostración del número de sus posibles componentes, la base sobre la que podrá levantarse la cumbre de fuentes, musas y coronas de Apolo. Para ello será necesaria sumar una labor más cercana a la crítica, a la que también contribuirá Tamayo con otras de sus obras, pero no menos necesaria es esta empresa de recopilación y ordenación, un elemento imprescindible en el proceso de formación del parnaso, ahora estrictamente nacional.

  • 11  Pueden sumarse a otras manifestaciones recogidas en estas páginas acerca de la relevancia concedid (...)

7Por los mismos años en que se entrega a culminar su repertorio, Tamayo concebía y alumbraba su más reconocible y reconocida empresa encaminada a un proceso de canonización, como son sus comentarios a Garcilaso, nuevos en el tiempo, aunque manifiestamente retrógrados respecto a las Anotaciones de Herrera en lo que se refiere a poética, ideas estéticas y avance de la escritura lírica. La insistencia en la naturaleza toledana del poeta como uno de los argumentos de mayor peso en su auctoritas resulta reveladora de una actitud11, de entre cuyos componentes (valor del linaje, determinismo geográfico y social, ideal cortesano, vigencia del modelo quinientista, claridad como horizonte estilístico...) me interesa en este momento destacar el de la dimensión nacional, donde la antigua capital visigoda y alfonsí desempeña el papel de un paradigma a la vez político y cultural, en clara conexión con un modelo estilístico y retórico. Y Tamayo no deja pasar la oportunidad en su edición anotada de resaltar su pertenencia a ese paradigma a partir de su nacimiento, lo que le conferiría un plus de autoridad a su labor filológica y erudita. En la entrada que se reserva en su repertorio manuscrito el motivo aparece de nuevo, y la marca vendría a confirmar lo apuntado sobre la condición de canon que se pretende unir a esta bibliografía, en la que se dan cita todos los elementos del mismo: un modelo ideal, una nómina y un agente que, con más o menos rigor selectivo, procede a la consagración. Con la edición garcilasiana Tamayo ofrece el más alto punto de esta práctica; con su «junta de libros», lo que podríamos denominar como «grado cero» del proceso. La doble condición en que el autor y el texto aparecen en esta empresa (como agente y como objeto, como continente y como contenido) manifiesta su naturaleza de paso preliminar, de los menos marcados, en el proceso de formación del parnaso. Antes de la selección procede la recopilación. Al criterio cualitativo ha de preceder la demostración de la cantidad. Así, la bibliografía se presenta como la sistematización de un paso imprescindible en la constitución del canon.

  • 12  Utilizo la noción de «coyuntura» en el sentido con que la formula Braudel en oposición a las lectu (...)
  • 13  Las recoge, sistematiza y analiza de manera minuciosa, François Géal, Figures de la bibliothèque d (...)

8La aproximación para delimitar el valor preciso de esta obra requiere tener en cuenta su contexto, entendiendo por tal tanto la tradición genérica de que participa como la coyuntura histórica donde surge12. A punto de finalizar el primer cuarto del siglo XVII puede ya reconocerse en el horizonte europeo y en el concreto marco hispano un discurso bastante perfilado, dentro de sus diferentes modalidades genéricas, de las «bibliotecas»13; como síntoma incuestionable de una preocupación y un interés, se multiplican los ejemplos de bibliotecas ideales y de repertorios documentales, aunados por una compartida denominación, que refleja, además de una presencia de los modelos clásicos (o postclásicos), la doble dimensión de collatio y ordinatio, de recopilación de lo existente y de organización de acuerdo con unos criterios donde el «orden» remite por igual a la clasificación y a la jerarquización.

  • 14  Roger Chartier, El orden de los libros: lectores, autores, bibliotecas en Europa entre los siglos (...)
  • 15  Así lo denomina François Géal, «Claude Clément (s.j.) ou la bibliothèque comme espace sacral», en (...)
  • 16  La línea de textualización de este contexto real y de sus prácticas va desde el manuscrito de Andr (...)

9El segundo de estos mecanismos del canon se impone en la vertiente de las bibliotecas ideales, con sus modelos de base clásica. Es el caso de los textos de Páez de Castro, Cardona y Antonio Agustín, o los de Diego de Arce y Francisco Araoz, entre otros, en una línea donde el inicial impulso en torno al proyecto cumplido en El Escorial se ve sobrepasado y culminado por procupaciones más depuradas. En la biblioteca impulsada por Felipe II y convertida a finales del XVI en una realidad imponente, las dos dimensiones del proceso, con la reunión de volúmenes, alimentada por Ambrosio de Morales, y su adecuada organización, con eficaz intervención de Arias Montano, confluyen las dimensiones real e ideal, en un imaginario común para los libros y el programa iconográfico de sus bóvedas y muros. También en esta empresa confluyen lo político y lo cultural, en una fusión en relación estrecha con la afirmación de lo nacional, a la que se irán orientando de manera paulatina las bibliotecas ideales o «bibliotecas sin muros», como las denomina Chartier14, conforme se vaya alejando de los límites de lo real el ideal enciclopédico del humanismo, en la base de las «bibliotecas». Entre sus últimos restos cabría situar los repertorios jesuitas, guiados por la voluntad pedagógica y con alguna relación con las colecciones efectivamente reunidas en sus colegios, pero en ellos se puede apreciar la deriva que lleva desde el «espacio sacral» de la biblioteca de Claude Clément15a la hispanizada recopilación de Andreas Schott. En otro ámbito más preciso cabría detenerse en la línea que engarza el diseño ideal de Filhol, la biblioteca (y museo) real de Lastanosa, la ficcionalización de la misma en El Criticón y su efectiva proyección en la doctrina de la Agudeza y arte de ingenio, con combinación del repertorio y la antología, en una línea cercana a la crítica y aun a la historia literaria, paralela a otros procedimientos surgidos del entorno aragonés, desde la erudición al mercado16.

  • 17  Clio au Parnasse. Naissance de l’«histoire littéraire» française aux XVIe et XVIIe siècles, Paris, (...)

10Volviendo al plano estricto de las bibliografías, ya Chartier ha señalado el papel de estas «bibliotecas sin muros», desde los modelos franceses a los repertorios bibliográficos europeos, en el avance hacia una borrosa definición inicial de la «historia literaria», en lo que ha insistido más recientemente Emmanuelle Mortgat-Longuet17, quien relaciona directamente bibliografías, parnaso e historia. Los títulos se encadenan a partir de mediados del XVI, como nos recuerdan estos autores, con los repertorios ingleses de Leland (1546) y John Bale (1548), italianos como el de Doni (1550), o alemanes, como el Cornelis Loos (1581), que vienen a culminar en los sistemáticos trabajos de La Croix du Maine (1584) y Du Vedier en Francia, con precedentes en las obras tempranas y de distinto cariz del abad Tritemio (1495) o de Gesner (1545). Para el caso español esta trayectoria culminará, como es bien sabido, con Nicolás Antonio, ya en la segunda mitad del siglo XVII, reiteradamente puesto en relación con el nacimiento de la historia literaria española, aunque no menos ha de señalarse sus estrechos lazos con la labor precursora de Tamayo, a los que ahora nos interesa volver, más que para determinar filiaciones y deudas, para situar la obra temprana en un contexto de formación de un parnaso nacional y pergeñar su aportación al proceso.

  • 18  «Otoño del humanismo y erudición ejemplar», La Perinola, 7, 2003, pp. 21-59.

11Para acercarnos a ese objetivo conviene considerar, junto al tronco central de la tradición de las «bibliotecas», la incidencia de otras modalidades de repertorios en las que se manifiesta con más determinación la orientación hacia lo nacional y hacia lo contemporáneo, en unos casos por la naturaleza de su objeto y en otros por el sesgo adquirido con el paso de las décadas. Entre las primeras conviene considerar las colecciones de vidas de hombres ilustres, que con Vasari se abren con rotundidad a la cercanía cronológica y geográfica, pero también a la valoración de un colectivo artístico, que en distintas formas encontrará ecos en el mundo de las letras, ya en el caso español, desde mediados del siglo XVI, desde los repertorios explícitos a los incluidos en las reivindicaciones de las letras en general y de la poesía en particular. En lo tocante a las adaptaciones conocidas por modalidades específicas de repertorios procedentes de los modelos humanistas, cabe recordar lo apuntado para la variedad de polianteas y misceláneas por José Aragüés Aldaz18, quien señala en su evolución en el siglo XVII un proceso de vulgarización de las bibliotecas ideales, pasando de una biblioteca real, como las diseñadas en el período anterior, a una posible o virtual, similar en este sentido a los repertorios bibliográficos, con lo que tienen de muestra y breve noticia para alimento de la erudición más superficial, aunque la sistematización pueda ofrecer una eficaz puerta de acceso a un conocimiento que derive hacia un replanteamiento del parnaso clásico.

  • 19  Para su proceso de reelaboración desde el original tardomediaval a su formulación barroca, con la (...)

12Para este objetivo se impone una apertura del horizonte o un desvío de la mirada y el interés hacia las obras contemporáneas, pero no menos necesaria resulta una modificación de la perspectiva en lo que se refiere a los criterios de organización, un cambio en la dispositio que responde a una transformación en el orden del universo considerado, con un desplazamiento desde lo orgánico a lo mecánico, desde lo estático a lo dinámico. La incorporación del orden alfabético en repertorios de prestigio, como el Speculum exemplorum19, primero en elementos secundarios y extendiéndose más tarde a la organización general, supone un giro hacia la disolución de los procedimiento acumulativos del orden clásico. La opción por la sucesión propia del orden alfabético y su aleatoria disposición de las materias, determinada por sus convencionales significantes, posterga el papel de las categorías tradicionales, con su valor de classis, y potencia la imagen de igualdad en la presentación de los elementos de la serie. De lo primero se derivaba el funcionamiento de una jerarquía (de géneros, de épocas, de autores) que se mantenía inmutable desde la antigüedad y se proyectaba con pretensiones de eternidad. Su abolición actúa a modo de una tabula rasa, de una disposición horizontal que abre el campo para la pugna por la primacía, con los cambios derivados de lo incierto de su resultado, un orden abierto que supone la posibilidad de sustituir el antiguo parnaso por una realización moderna.

13De manera más inmediata, en lo que se refiere a la formalización del discurso que da cuenta (y realimenta) estas modificaciones, el género evoluciona desde la forma clásica de la «biblioteca», con sus criterios organizadores y sus categorías, hacia la moderna realización de la bibliografía, o «junta de libros», como la rotula Tamayo. Si Aragüés caracteriza este cambio como el desplazamiento de la inventio humanista a la erudición barroca (p. 53), los cambios en el camino hacia la configuración del paradigma de la bibliografía son aun más profundos, incluyendo la elección del principio de la unidad autorial y su elevación como clave de un paradigma no jerarquizado ni orgánico, con la transformación del cerrado edificio del Parnaso en la más abierta plaza de la república literaria, por más que, en la cronología de la bibliografía de Tamayo, en cercanas representaciones de dicha «república» siguiera primando el viejo orden.

  • 20  Ms. 1614, Biblioteca del Escorial LIII-27, 148 hojas en 4º. Los textos recogen a veces directament (...)

14Por lo que se refiere a las bibliografías sensu stricto, varios son los títulos en los años previos a la empresa de Tamayo dentro del propio ámbito hispánico. Uno de los más señeros puede ser el de la ya citada recopilación de Andreas Schott, Hispaniae Bibliotheca (1608), para uso de los colegios jesuitas; pero se trata de la culminación de obras de referencia tan preclara como la Bibliotheca selecta (Roma, 1593) de Possevino, o el Catalogus clarorum Hispaniae scriptorum, qui Latine Disciplinae omnes Humanitatis, Jurisprudentiae, Philosophiae, Medicinae ac Theologiae illustrando, etiam trans Pyrinaeos evulgati sunt (Maguncia, 1607) de Valerio Andrea Taxandro, con su explícita orientación nacional. La tendencia culmina con las obras de carácter más especializado, en géneros característicamente hispanos, como los repertorios de libros de caballerías, y, sobre todo, cuando se plantean en lengua vernácula y con una explícita voluntad de exaltación, como la que registra Gabriel Lobo Lasso de la Vega, con sus Barones y hombres doctos, eminentes e ynsignes en letras naturales de España, y el lugar de ella donde cada uno nació, que han dado sus obras a la estampa, assí teólogos, como juristas, poetas, oradores, cronistas, historiadores, filósofos, matemáticos, astrólogos y médicos y otros, assí antiguos como modernos20.

  • 21  Analiza el significado de los elogios de ingenios en ámbitos particulares Inmaculada Osuna, «Las c (...)
  • 22  La inclusión de figuras señeras no nacidas a las orillas del Betis no es óbice para la vigencia de (...)

15Las empresas más o menos definidas de elaboración de bibliografías nacionales confluyen con la tradición de defensas y encomios de las disciplinas de las letras o de otros artes, así como con los catálogos contemporáneos de ingenios contemporáneos, en general de marcado carácter local en sus inicios21, como ponen de relieve las obras señeras de Francisco Pacheco, Rodrigo Caro o Pérez de Montalbán. En el arco que va del Libro de verdaderos retratos (ms. c. 1599) al encomio de los ingenios madrileños en el Para todos (1632) asistimos al paso del manuscrito de circulación restringida al impreso que hace honor a tan explícito título, pero también a un no menos trascendental cambio en el objeto o espacio acotado, pues del bien delimitado foco sevillano22 el discípulo de Lope nos lleva al nuevo espacio de la corte como epicentro de creación y de difusión de las letras para todo el escenario hispánico, punto de atracción de los creadores, de auge de los elementos de mediación en imprentas y teatros, y de consolidación de un incipiente mercado en torno a los géneros surgidos de ambos medios.

16Respecto al modelo de las polianteas, las bibliografías introducen otra novedad. Aquellas alimentaban la erudición más o menos superficial de los escritores. Su uso estaba destinado a facilitar la inventio o el ornato de la escritura con referencias cultas o citas de autoridad. La bibliografía no permite esto, sino que se destina a orientar la lectura, a sistematizar el ejercicio del consumo letrado o, más específicamente, a ordenar esa lectura especializada que se dirige a un terreno en el inicio de su colonización, el de la crítica o el de la historia literaria, partiendo de la mostración de la materia que justifica su desarrollo. Con su separación entre escritura y lectura, el usuario de una bibliografía no acude a ella a leer para escribir, para el ejercicio de reescritura impulsado por los florilegios humanistas; su función es bien distinta, y sólo adquiere sentido en el proceso de especialización en el seno de la república literaria entre los creadores y los herederos de una tradición de comentaristas y eruditos, volcados ahora de manera incipiente a las prácticas de revisión y renovación del parnaso. No obstante, ése será un ejercicio posterior, propiciado por las bibliografías, pero bien diferenciado de éstas, pues en estos primeros repertorios de vocación exhaustiva no existe ni selección u ordenación de materias (salvo la derivada de la lengua que se emplea, en una perspectiva nacional) ni juicios críticos (a excepción de los derivados de la pervivencia de la jerarquía de los géneros, que comienza a verse disuelta en el «democrático» orden alfabético). La diferencia con los parnasos clásicos o su pervivencia en discursos como el de Saavedra Fajardo se acentúa y confirma la aparición de una perspectiva diferente.

  • 23  Quizá sobrepase el nivel de lo anecdótico la vinculación que con el valido mantuvo la familia de N (...)
  • 24  Cito por Francisco de Quevedo, Obras completas. Prosa, ed. Felicidad Buendía, Madrid, Aguilar, 196 (...)

17Un segundo elemento contextual para una interpretación más cabal de la empresa de Tamayo lo constituye la propia realidad española de los primeros años veinte del siglo XVII, marcados por el ascenso al trono de Felipe IV y el valimiento del conde-duque de Olivares: se trata de un momento de expresa voluntad de restauración, abordada, entre otros medios, a través de la recuperación del valor de la tradición, manifestada en la reivindicación de la antigüedad hispana y la dignidad de la lengua, ambas al servicio de un sentido de unidad nacional, muy presente en la política del valido23. El empeño restaurador o reivindicativo no es nuevo, sino que viene a intensificar y poner en el eje de la política cultural gestos manifestados desde años atrás, ya a finales del siglo anterior. Hacia 1609 Quevedo argumentaba en su explícita La España defendida: «son innumerables en todas las ciencias los [libros] que en lengua castellana hay o en romance, que es lengua española, pues hablas [Mercator] en común de toda España»24. Sin explicitar una bibliografía insiste: «No hay número para contar los gloriosos escritores de España» (idem), y a falta de un repertorio completo introduce un amplio muestrario de poetas: Garcilaso, Boscán, Torres Naharro, Garci Sánchez de Badajoz, Manrique, Castillejo, Mena, Herrera, Figueroa, Lerma, es decir, un verdadero esbozo de parnaso nacional, en el que destaca el gesto de remontarse a los autores de cancionero del XV, la considerada tradición castellana, y rematar la relación con la inclusión de un noble, mucho menos favorecido por las musas que por los privilegios de la sangre y el poder, añadido, más allá de por un deseo de halago en busca de beneficios, en un gesto que vincula esplendor político y letras, como añadida justificación del parnaso nacional.

  • 25  François Géal (ob. cit., p. 641) señala que en 1631 debió abandonar sus altas funciones en Lisboa (...)
  • 26  T-168, según la numeración de Antonio Gallego Morell (ed.), Garcilaso de la Vega y sus comentarist (...)

18A más de un siglo de la formulación de Nebrija, de nuevo la lengua vuelve a aparecer como compañera del ser nacional, aunque ahora lo hace vinculada al cultivo de las letras. Por esos mismos años Vicente Nogueira (o Noguera) redacta su Discurso sobre la lengua y los autores de España. Este poeta portugués (lo que no deja de ser significativo25) es alabado en el Laurel de Apolo y mantuvo relaciones de amistad con Tamayo de Vargas, quien lo cita en sus comentarios a Garcilaso26.

  • 27  Cito por la edición contenida en Epistolario español. II, ed. Eugenio de Ochoa, BAE, t. LXII, Madr (...)

19En este punto hay que situar el valor concedido a la «translación», destacado en el tratamiento de la Junta de libros y expresamente ensalzado por Tamayo de Vargas en un significativo texto, «A los aficionados a la lengua española», que sirve de preámbulo a la traducción de la Historia natural de Plinio por Jerónimo Gómez de Huerta (en los preliminares del tomo II, publicado en Madrid, por Juan González, 1629). En este panegírico de la lengua, nuestro autor recompone una auténtica biblioteca de traductores, siguiendo un esquema descendente reconocible en tratados sobre organización de agrupaciones librarias (como el desarrollado por Tobías Lehner en su Instructio practica, 1680), pero en el que resalta la importancia de esta labor y su aportación a la cultura y a la lengua nacionales; así, concluye afirmando que «han reconocido la lengua de los españoles, casi universal ya, como su imperio», en clara actualización del tópico renacentista. La relación con los intereses que laten en su repertorio bibliográfico son puestos de evidencia de forma inmediata: «De todos [los traductores citados] se dice la patria, profesión y escritos en nuestro Índice de los libros castellanos y en los Elogios de la Carpetania»27, manifestando la estrecha relación entre la práctica cultural, su inventario y la exaltación y alabanza de una tierra que va adquiriendo los perfiles de una nación de modo inseparable a como su lengua se convierte en vehículo y en elemento de cultura.

20Lejos quedaban ya los lamentos frecuentes en los dos primeros tercios del siglo XVI acerca del descuido y la falta de cultivo de nuestra lengua, con el sentimiento de inferioridad no sólo respecto al latín, sino también frente al italiano. Tras la canonización de Garcilaso, la obra de los poetas que hacia 1580 se encuentran en su plenitud o comienzan su carrera, junto al desarrollo de formas narrativas y teatrales decididamente nacionales, alienta desde los inicios del siglo XVII una intensa y acentuada conciencia de orgullo por las letras españolas, en cuya exaltación se busca de manera más o menos consciente un argumento de dignidad y definición del ser nacional cuando comienza a dar inequívocas muestras de presencia el ocaso político y económico; a ello responde el programa de reformas iniciado por Olivares y que tiene su manifestación más apreciable en la propuesta de 1624 para la unificación política de España «al estilo y leyes de Castilla», pero que se plantea en los distintos ámbitos: administrativos, económicos, militares, sociales..., pero también culturales. En ese contexto el despliegue selectivo o exhaustivo de autores constituye un paliativo y un impulso para la restauración en otros órdenes de la vida social, lo que, como veremos, no es en absoluto ajeno a la actividad de Tamayo de Vargas, y es un factor que nos puede ayudar a completar el sentido de su bibliografía.

  • 28  Analizo el significado del encomio cervantino en «El “Canto de Calíope”: entre la Arcadia, el Parn (...)
  • 29  Precisamente en este libro es objeto de alabanzas Tamayo de Vargas, entre la nómina de ingenios qu (...)
  • 30  «La poesía vindicada: reconocimiento de la lírica en el siglo XVI», en El canon poético en el sigl (...)
  • 31  Así lo registra Robert Jammes en el completo registro de los documentos de la polémica que acompañ (...)

21En el apartado específico del estado de la poesía, las primeras décadas del XVII culminan un proceso de defensa y reivindicación del género, que venía intensificándose desde finales de la centuria precedente. Ya con su nómina del «Canto de Calíope» Cervantes extiende los elogios de poetas circunscritos a un ámbito local a todo el territorio nacional, incluidas las tierras americanas, lo que representa un verdadero salto cualitativo en el proceder anterior. A ello se suma una expresa y sistemática voluntad de ceñirse a los poetas «a quien la Parca el hilo aún no ha cortado», o, lo que es lo mismo, a la contemporaneidad más estricta, conectando el recuerdo del pasado (siempre con la referencia de Garcilaso) con el esplendor del presente28. Con más o menos conexiones con los modos precedentes, entre esta pieza y el hito que representa el año de la muerte de Góngora el Panegírico por la poesía de Vera y Mendoza29, se despliegan diferentes textos y empresas que bien pueden relacionarse con esta actitud. A los que ya tuve ocasión de reseñar en un trabajo anterior30, se suman a partir de 1613 los provocados por la polémica gongorina, en cuyo marco cronológico se inserta la aparición de la Junta de libros en su primera versión, fechada el mismo año en que aparece La Circe de Lope de Vega. En el debate se cruzan pareceres (incluido uno hoy perdido del propio Tamayo31), distintas cartas cruzadas, una significativa Silva a las Soledades (1613) de Manuel Ponce, que fue incluida en el listado de 14 escritores o letrados autorizados para hablar de poesía elaborado por Almansa y Mendoza; el Antídoto de Jáuregui y el perdido Antiantídoto de Francisco de Amaya, el Examen del Antídoto por el abad de Rute; Anotaciones y defensas de Pedro Díaz de Rivas y sus Discursos apologéticos, o una Defensa e ilustración con el mismo rótulo con que Du Bellay procedía a la exaltación nacional de la lengua francesa. No faltan comentarios y ediciones, como los de Pellicer (Lecciones solemnes) y Salcedo Coronel, pero no son los únicos, pues también proceden a ellos, para otros autores rescatados del siglo anterior, activistas culturales como Quevedo (fray Luis, Francisco de la Torre) y el mismo Tamayo (Garcilaso). En la pugna, con dos modelos estilísticos y estéticos diferenciados, representados respectivamente por Garcilaso y Góngora, se dilucida también la constitución de un canon de carácter nacional, orientado a la continuidad de una tradición o a una propuesta de renovación.

  • 32  Puede tenerse ahora una visión más clara de este entorno con el estudio de Abraham Madroñal Durán, (...)
  • 33  El primero fue maestro de Tamayo en sus primeros estudios, y las marcas propias del modelo docente (...)

22En este momento de efervescencia ideológica, política y poética, es en el que se concibe y se realiza el repertorio bibliográfico de nuestro autor, y sus relaciones personales lo muestran de lleno inmerso en el círculo que protagoniza toda esta actividad. Desde su propio y resaltado origen, Tamayo aparece vinculado al círculo de ingenios toledanos con Medinilla como principal referente32; participa en la tertulia del conde de Mora, poseedor de una gran biblioteca; mantiene relaciones de distinta naturaleza con Lope, Góngora y Quevedo, pero también con autores y eruditos como Pérez de Montalbán, Ustarroz, Gracián o González de Salas, además de figuras de menos renombre, como el jesuita Martín Alonso del Río o Juan de Fonseca, a los que cita con frecuencia y admiración en sus comentarios a Garcilaso33; y, no menos significativo en todo este entramado, conecta con el círculo de Olivares, en cuya magnífica biblioteca, atendida por Rioja, tendría también ocasión de completar sus noticias bibliográficas, además de inscribir su empresa en el proceso restaurador impulsado por el valido.

  • 34  Quedan apuntadas las líneas maestras del proyecto del valido en el capítulo «Programa de renovació (...)
  • 35  Además de no encontrarse motivos para ello, la obra conseguiría sin problemas más de una aprobació (...)

23La labor del bibliógrafo se compagina con su dedicación a la política y la administración, en la que desempeña, entre otros, los cargos de cronista de Castilla, Ministro del Real Consejo de Órdenes y Cronista Mayor de las Indias. Desde ellos pudo contribuir al proyecto político de Olivares, muy atento, por su parte, a una labor de reforma en la que concede especial relevancia a la educación, al impulso de las letras y a la protección de poetas34; en la primera el conde-duque alentó el modelo jesuítico, en el que hemos visto aparecer bibliografías relevantes, y encontró en Tamayo un agente eficaz en su cuidado por la historia y la crónica como elementos de construcción de un discurso ideológico, en el que lo político y su voluntad de unidad nacional recurre de manera sistemática al argumento del valor de la lengua y la altura alcanzada en su cultivo. En todas estas facetas la Junta de libros desempeñaría, sin lugar a dudas, un papel importante, cubriendo una diversidad de facetas con una notable validez argumentativa y mostrativa, por lo que no deja de ser una incógnita el hecho de que permaneciera inédita, cuando no parece probable la intervención de las habituales motivaciones económicas, de censura35 o de voluntad de mantenerse en un entorno restringido, que no casarían ni con la condición del autor, ni con la de su obra, ni con la del momento en que aparece. Pero este punto habrá de dejarse para otra ocasión.

  • 36  El conjunto del cartapacio incluye la aprobación de Gil González Dávila, la censura de Diego de Ca (...)

24Para acercarnos al tratamiento que la Junta de libros de libros concede a los poetas y, desde ella, valorar su contribución a la formación del parnaso español, conviene comenzar por una delimitación de sus características generales. En primer lugar, destaca su dimensión nacional, asentada en el rasgo del idioma, pues el repertorio pretende serlo de los libros que «ha visto España en lengua castellana», lo que le permite incluir en el catálogo las traducciones o «romanceamientos», como destaca desde su aprobación Gil González Dávila; más que un prurito por aumentar el número de las entradas, en un bien nutrido catálogo, hay que ver en este gesto la actualización de un concepto de «apropiación», con el que se sanciona la capacidad de la lengua castellana para asumir y nacionalizar los contenidos de obras extranjeras, tanto clásicas como modernas, tal como explicita en el citado discurso «A los aficionados a la lengua española». En un segundo nivel hay que atender al arco cronológico; en el repertorio se incluyen desde obras pertenecientes al período incunable hasta las que alcanzan la misma fecha de elaboración del repertorio, con una primera versión datada en 1624 en la portada, a la que suman adiciones hasta 1639, con inclusión de trámites de impresión36. En cuanto a las materias de las obras registradas, nos encontramos con una auténtica enciclopedia litterarum, con una variedad de disciplinas de las que se da cuenta organizada en los índices, a los que se suman añadidos posteriores con indicación de profesiones de los autores y referencias a las páginas en que aparecen; no obstante, se pueden apreciar algunas selecciones u omisiones, como un llamativo silencio en relación con los autores y títulos de la «comedia nueva», omitida en su práctica totalidad, con la única excepción de Lope.

25Junto a ello destaca el ya mencionado rasgo de la autoinclusión, que se corresponde, en su detalle, con la ostentación de los cargos del autor desde la misma portada, en un doble juego de autorización del repertorio por la dignidad del recopilador y de incremento de ésta por la participación del escritor en la categoría de los autores hispanos, en un llamativo síntoma sobre los movimientos que en estos momentos se están produciendo entre las nociones de autoridad y de autoría. Con el cuestionamiento de la primera de las nociones en su vinculación a los modelos grecolatinos y la reclamación de la segunda por los propios creadores, se desarrolla de manera paralela un desplazamiento del foco de atención hacia los textos y los escritores de una mayor cercanía, tanto geográfica como histórica, concretados en una imagen de lo contemporáneo, pero también de lo nacional. La importancia en este proceso del uso de la lengua vernácula y, sobre todo, la defensa de la altura alcanzada por sus realizaciones literarias es decisiva y con ella conecta directamente una parte sustancial de la obra de Tamayo de Vargas, de la que su repertorio bibliográfico representa la realización más evidente.

26En otro orden de cosas, conviene advertir que lo que se presenta como «junta de libros», es en realidad un catálogo de autores o, al menos, un repertorio que toma a éstos como principio organizativo. Ciertamente, estamos muy lejos de la convencional retórica del encomio, que, aun en casos extremos como el cervantino, exalta los nombres de los «autores» sin hacer prácticamente ninguna referencia a sus textos, quizá porque muchos de ellos no llegaron nunca a tener la condición de tales, como ocurría con los poetas ocasionales, nobles o eruditos, cuyos versos no sobrepasaron su inicial realización oral, sin otra copia escrita que la necesaria para la recitación. La obra de Tamayo se aparta de la atención a estas prácticas, situándose de lleno en una cultura del libro, pues, salvo escasas excepciones, bajo los nombres de los autores registra los títulos de sus obras, realizadas como tales y casi siempre preparadas para su difusión. Con ello hago referencia al predominio de textos impresos, aunque tampoco faltan abundantes referencias a obras que no han pasado del estado de manuscrito, como hemos podido apreciar en la entrada que el propio autor se reserva. Un elemento que distingue la Junta de libros del moderno concepto de bibliografía ratifica este interés por los títulos: Tamayo no agota las referencias a las distintas ediciones que hubiera podido tener una obra, en pocos casos hace referencias a reediciones y ni siquiera se preocupa en algunas ocasiones por confirmar la fecha de la primera edición. Además de apoyar la hipótesis de que bien pudiera estar ciñéndose a las bibliotecas a su alcance para confeccionar su repertorio, este modo de actuar se puede interpretar en relación con una voluntad que sólo aspira a una cierta sistematicidad en lo relativo al registro de los títulos, no a los avatares de la imprenta y la edición.

27En este sentido, hay que matizar la afirmación anterior: «cultura del libro» en oposición a la práctica anterior, sobre todo en el ámbito del verso, de la composición ocasional y descuidada, de la obra de ocasión sin registro ni memoria, sin la sanción de un título, los que identifican los libros de cuya «junta» se da cuenta. Pero, al identificar los libros, los títulos también lo hacen con sus autores. Incluidos los traductores, pueden considerarse como tales los que han creado una obra de la cual queda constancia, que pasa a la condición de «libro». No es lo que sucedía, por su falta de aprecio y, en muchos casos, su desdén por la escritura, con los ingenios alabados en el pasado por sus versos ocasionales y descuidados. Con la nueva actitud del bibliógrafo se constata también y se sanciona una emergente noción de autor, de creador y responsable de sus textos, identificado y distinguido por ellos y, en consecuencia, susceptible de convertirse en criterio de organización de un repertorio bibliográfico, de una «junta de libros».

  • 37  Ricardo García Cárcel, Las culturas del Siglo de Oro, Madrid, Historia 16, 1989.

28Si en la atención a los autores Tamayo no agota las referencias a las ediciones y llega a incluir entradas sin títulos o con la referencia a un único manuscrito, a lo que sí atiende con carácter bastante sistemático es a la incorporación de los datos del autor que lo sitúan socialmente, como para mostrar que el ejercicio de la escritura no es incompatible con otras formas de dignidad más prestigiadas hasta el momento en la España de los Austrias. Casi siempre se indica la procedencia geográfica, lo que puede resultar bastante pertinente en un panorama de carácter nacional, que hay que conciliar con formas más tradicionales de enraizar a los individuos con su tierra y con su círculo más inmediato; el resultado conjunto, además, es el de mostrar la extensión de los autores por todo el territorio nacional, en un refuerzo mucho mayor de esta dimensión que el procedente de una supuesta concentración de ingenios en un único entorno; sirva recordar cómo Cervantes utiliza un argumento similar cuando se plantea el mismo paso en su «Canto de Calíope», aunque en su caso la sistematización procede de la agrupación de los poetas en núcleos geográficos identificados mediante el tópico poético de los ríos, a los que suma el capítulo de ingenios de ultramar. En el resto de los rasgos incluidos en la presentación de los autores Tamayo se distancia, sin embargo, de lo usado cuatro décadas atrás, pues el leve esbozo de escala social del encomio de La Galatea se convierte ahora en una sistemática atención al rango y condición social de los autores, incluyendo linaje, cargos o profesión, estado y orden religiosa en su caso y, en definitiva, todos los rasgos de clasificación de la sociedad del momento, suficientes para permitirnos abordar una sociología de los autores al estilo de la esbozada por García Cárcel a partir de los datos de Nicolás Antonio37, una radiografía del perfil colectivo de los escritores del momento y sus posibles diferencias, pero no una sociología del libro, de su circulación y de sus prácticas; más complejo y necesitado de elaboración sería abordar lo relativo a la relación de los distintos tipos de autores con sus obras, con el proceso de escritura y, sobre todo, con el de difusión.

29Es posible que la inclinación a atender al tratamiento social en la presentación de los autores explique el ya citado desinterés de Tamayo por lo relativo a los datos de ediciones de las obras. La suya no es una bibliografía crítica ni acumulativa; casi siempre se limita, como queda dicho, a citar una edición por título, como si le bastara con dejar constancia de la existencia de la obra, de su realización por parte del autor, obviando todos los elementos de mediación. Se trata, pues, de un repertorio exhaustivo, no selectivo, en cuanto a los títulos, pero muy limitado en lo que se refiere a los demás componentes descriptivos de lo que hoy consideramos una bibliografía. Significativamente, el dato que sí incluye con bastante regularidad (además de la fecha de edición, de una de las ediciones de la obra) es el de su formato, aunque es difícil precisar si con ello se apunta a algún tipo de caracterización o de esbozo de relaciones entre autor, obra y formato editorial, o es simplemente un modo de autentificar sus datos, mostrándolos como fruto de un conocimiento directo y material de los textos a que hace referencia.

  • 38  Algo similar cabría decir en lo relativo al curioso apartado de atribuciones de obras anónimas o d (...)

30Más complejo es lo referente a los juicios críticos insertos en el repertorio, respecto a los cuales Tamayo muestra sus vacilaciones entre las dimensiones de erudito, crítico y académico. A la primera podría adscribirse el no muy marcado interés por ofrecer comentarios o valoraciones respecto a los autores y sus obras; de la última faceta, la más tradicional, procedería el tono de los juicios incluidos, mientras que la dimensión crítica apenas se apuntaría tras unas caracterizaciones que se nos imponen como bastante convencionales38. Un muestrario de las mismas (no demasiado escogido, pues no son mucho más abundantes) nos da una idea bastante exacta de este ambiguo perfil:

  • 39  El referente simbólico de Toledo como materialización de un ideal estilístico (e ideológico) es el (...)
  • 40  Es muy significativo este dato. Tamayo da como patria de Cervantes a Esquivias, y Nicolás Antonio (...)

Antonio Augustín (199) «el más universal en letras de su tiempo, quiso honrar a su nación, como admirar al mundo con tantas obras griegas y latinas».
Alejo Vanegas de Busto (20), «varón de singular erudición divina y humana».
Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo (56) «fue muy fácil en versos de repente».
Alonso de Ledesma (71) «tuvo singular gracia en conceptos fáciles dictados solamente de su natural, por ser hombre sin estudios».
Andrés Schotto (179), «varón verdaderamente nacido para bien de las letras y a quien España está en grandes obligaciones».
Baltasar de Céspedes (334), «de mucha erudición y de muy buen gusto en las letras humanas».
Bartolomé Torres Naharro (366), «poeta de buen espíritu y verso para el tiempo en que escribió».
Bartolomé Cairasco de Figueroa (337), «poeta de más espíritu de lo que le atribuye el vulgo».
Basilio Ponce deLeón (371), «de ingenio y doctrina estupenda».
Bernardino de Mendoza (389), «caballero de gran juicio y valor».
Bernardo Díaz de Lugo (401) «varón doctísimo en cánones y ejemplarísimo».
Cosme de Aldana (471) «fue poeta de buen seso».
Diego de Aguiar (484) «fue hombre de mucho ingenio».
Diego de Mendoza (540), «de los más entendidos y cortesanos de su tiempo y más elegante en prosa y verso, en latín y español»; y afirma a propósito de su patria: «Véase mi Elogio, donde aseguro que es opinión asentada que nació en Toledo39, no en Granada, este caballero».
Bernardino de Mendoza (389), «caballero de gran juicio y valor».
Hernando de Sanctiago (1032) «llamáronle pico de oro, por la facilidad y propiedad con que habló la lengua castellana».
Miguel de Cervantes (1616) «ingenio, aunque lego, el más festivo de España; de Esquivias»40.

  • 41  En el caso de los citados, Torres Naharro y Cairasco, no es posible confirmar este aserto, dado qu (...)

31Volvemos a encontrarnos con las ambivalencias de una obra, que apunta en su diseño general hacia adelante, hacia la conversión del canon en historia literaria, pero que mantiene muchos de los elementos del pasado, vinculados a la noción clásica de parnaso. A ella pertenece el tono de este tipo de caracterizaciones, más cercanas al encomio que a un verdadero juicio crítico. Y no me refiero a ello tanto por su tono laudatorio, como por lo genérico de sus afirmaciones, prácticamente intercambiables en casi todos los casos, pues no hacen referencia ni a obras individuales ni a rasgos concretos de las mismas, sino a una cierta capacidad del sujeto, tal como había sido considerada en las listas de elogios extendidas entre la celebración del «Canto Pinciano» y la ironía del Viaje del Parnaso, para mantenerse hasta bien entrado el siglo XVIII. En algún caso el sustantivo usado es el de «poeta», pero en la mayor parte de los casos se emplea otro más genérico, como «hombre» o «varón»; no aparece el término «autor», ni hay preocupación por caracterizar por géneros la dedicación del escritor, habida cuenta del carácter no marcado de la designación de «poeta»41. Mucho más remotos aparecen los posibles juicios sobre rasgos de estilo de los textos, apenas apuntados unos esbozos de sus contenidos; no contradice esta observación las bastante tópicas referencias a la facilidad para repentizar (Salas Barbadillo), para el concepto (Ledesma) o el «buen seso» (Cosme de Aldana), que además corresponden a rasgos alabados en la práctica cortesana o académica de la poesía ocasional, como parece corroborar la atención por Cosme en contraposición al silencio sobre Francisco de Aldana, quien no sólo ha invertido su rango en nuestra valoración actual, sino que contaba también con más ediciones de sus versos para un lector español de principios del siglo XVII. Lo que predomina sobre los verdaderos juicios críticos son observaciones bastante convencionales, procedentes de ideas establecidas y relacionadas con rasgos muy generales de los autores.

  • 42  Véase de manera específica, entre una bibliografía más amplia sobre la recepción de estas ideas en (...)

32Son las señaladas unas caracterizaciones propias de un parnaso extendido en «república literaria» en el sentido de Saavedra Fajardo, un modelo organizativo que sobrepasa en número la escogida selección de los auctores, los paradigmas que presiden las disciplinas en tratados y programas iconográficos, pero que mantiene la atribución de categorías clasificatorias en un número bastante reducido, procedentes de las tradicionales virtutis elocutionis o de una consideración de los estilos bastante simplificada en relación a los matices que ya estaba introduciendo la tradición hermogeana, más apta para el desarrollo de una crítica literaria en sentido moderno, de la que podría surgir una historia de la poesía o de la literarura42. Mientras tanto, un repertorio bibliográfico como el de Tamayo sirve para la conformación de un canon entendido en su sentido más elemental y primario, el de una nómina de autores, aunque sin el componente de selección o jerarquización, relacionado con el sentido crítico. Sí se trataría de una «república de los poetas» en el sentido de partir de una condición igualitaria en su tratamiento, la reflejada por el aséptico orden alfabético, por la enumeración de los títulos de las obras y por la convencionalidad de las caracterizaciones, si es que éstas sobrepasan el nivel de las alabanzas.

33El planteamiento se corresponde con bastante coherencia con otro sentido esencial en el parnaso y el canon y que tiene que ver con la idea de la fama, ya apuntada en la cita inicial, la que abre el repertorio en el códice manuscrito, y que explicita gran parte de la significación de la empresa bibliográfica. Escribe allí Tamayo:

CORIPPVS AFRICANVS lib. III* de laudibus justini imp.
ingeniis hominvm post mortem vivere
famam concessvm est,
rarvm servat sva gloria nomem.

34Junto a la idea general de la cita, se recogen en ella algunos de los conceptos y valores que se entrelazan en una noción de la fama algo diferenciada de la medieval. Aún persiste, sin embargo, en la idea de la inmortalidad del nombre o pervivencia tras la muerte del cuerpo. Dicha idea forma parte de una noción del canon muy deudora de la imagen clásica del Parnaso, como reunión de los poetas de todos los tiempos en torno a Apolo, y ello se encuentra aún lejos de una estricta noción de lo que hoy llamaríamos «notoriedad», la cual, como en las posiciones contemporáneas de Cervantes o Lope de Vega, valora el reconocimiento en vida, con sus paralelos adherentes de prestigio y beneficio económico. El de Tamayo, como corresponde a los repertorios bibliográficos, es un conjunto más cercano al de los epitafios de un mausoleo que a la apuesta activa por un reconocimiento en vida, algo que está más cerca de la afirmación corporativa de los escritores, que de la pugna interna entre ellos por asegurar su preeminencia, ya sea en la corte, ya sea en los salones académicos, ya sea en la cita de autoridad, ya sea en el mercado.

35En este sentido cabe valorar la inclusión de los índices que acompañan a la obra. No hay duda de que se trata de un legado de las prácticas humanistas de lectura y de tratamiento filológico de los textos clásicos, muy relacionada con el paso del rollo al códice, señalado por algunos estudiosos como una transformación más trascendente aun que la que lleva del manuscrito al impreso. Los índices se configuran en general como un valioso instrumento para el manejo técnico de los textos, para su consulta ocasional y con un motivo específico, frente a la más desinteresada e indiscriminada lectura lineal; por tanto, resultan más propios de un uso técnico de los libros que de un consumo propio del lector genérico e indeterminado. Nada, pues, en principio más propio de una obra técnica como un repertorio bibliográfico que unos índices, pero una matización es necesaria. Así ocurría, sin ninguna duda, con el caso de las polianteas humanistas, organizadas por materias, en las cuales un índice alfabetizado era imprescindible para una plena funcionalidad de la obra, permitiendo distintos tipos de lecturas o de consultas. Tal función, sin embargo, está ya garantizada en un repertorio organizado alfabéticamente, por lo que los índices dejan de tener tal función y se presentan, más bien, como resultado de un criterio selectivo, unas agrupaciones parciales que establecen diferencias dentro de la indiscriminada serie del listado general. Así aparecen en la Junta de libros los índices de autores por categorías, como una nómina a la que sólo posteriormente se añaden algunas caracterizaciones. Es el caso de la condición de «poeta», cuyo recuento en el índice de nombres, en paralelo a su escasa presencia en las entradas generales, ofrece significativas observaciones, útiles para concluir una valoración de la obra.

36La Junta de libros reúne 1955 entradas por autores y un total de unos 3.500 títulos de obras. En el índice, con sus correspondientes anotaciones, aproximadamente un 10 % de los nombres recogidos se ven acompañados por la denominación de «poetas», aunque su uso y su distribución muestran que no se trata de un rótulo muy significativo de un criterio orgánico y organizador, dada la variedad apreciable en las caracterizaciones y las múltiples facetas de las mismas. Llama la atención, en primer lugar, la aparición constante de adjetivos para acompañar la denominación; los más frecuentes son los de «moral», «místico», «ascético», «cómico», «satírico», «profano»; junto a la escasez de apelativos de «poeta» sin calificativo, destaca la extensión del criterio de orden contenidista o, en términos horacianos, de primacía del sentido de la utilidad sobre el del deleite como elemento de valoración o, al menos, de caracterización; el empleo de «profano», que hoy es impensable en la crítica literaria por ser el término no marcado, casi la condición indispensable para entrar en el repertorio de obras literarias, es denotativo de una concepción de las letras en la que la primacía parece corresponder a las obras morales, si no claramente religiosas.

  • 43  Como indicador de la consideración que las traducciones le merecen a Tamayo (así como de su adscri (...)

37Otro uso nos pone sobre aviso de los matices conceptuales implicados en los registros terminológicos. Así, cuando a la denominación de «poeta» se suma la precisión «en verso» percibimos que el anotador concibe la posibilidad contraria, es decir, la de un poeta ajeno al uso del verso. El modelo va más allá de los empeños del Pinciano o de Cervantes de explotar la precisión aristotélica para asentar la posibilidad de nuevos géneros, y se remonta a un horizonte premoderno en el que no se ha producido una clara separación entre los géneros, con la distinción entre la lírica (como la poesía por antonomasia en la consideración postromántica) y otras formas genéricas, paralela a la indiferenciación entre las «letras» y las «bellas letras», como también observamos en la encyclopedia litterarum de Tamayo. En la misma línea se inscribe la observación de que también son denominados «poetas» los traductores; es más, las obras se registran en las entradas correspondientes a éstos, no a las de los autores originales. Así ocurre cuando Ausias March es traducido por Montemayor, o Petrarca lo es por Garcés, pero también cuando Sánchez de Viana o Felipe Mey romancean las Metamorfosis de Ovidio, que también son calificados como «poetas». La razón podría hallarse en el carácter nacional del repertorio y en el papel de la lengua española como criterio de inclusión, lo que debería dejar fuera a latinos, toscanos y aun lemosines o valencianos, pero conlleva implicaciones de mayor trascendencia. De una parte, se pone en cuestión el anteriormente apuntado criterio contenidista, pues quien cobra relevancia es el responsable de la forma última del texto, completamente ajeno a la inventio del mismo. De otra parte, tenemos una indicación de la precariedad del concepto de autoría, a la vista de cómo se desplaza éste conforme la materia de una obra pasa de un lengua a otra, de la mano de un creador a la de su traductor, que asume no sólo la titularidad de la obra, sino también la condición misma de «poeta», además de una puerta de acceso al parnaso, que no debe a su numen creativo43.

38Todo ello, en cualquier caso, hay que tomarlo con una cierta relatividad, ya que Tamayo en ningún caso plantea su Junta de libros con una consciente sistematicidad en estos aspectos, sino que en ellos nos encontramos con una cierta «arbitrariedad». Los ejemplos son reveladores: mientras de Petrarca, que cuenta con entrada propia, y de Vicente Espinel, no consta ninguna indicación, Murcia de la Llana y Cascales, apenas conocidos hoy por sus aprobaciones y sus textos de preceptiva poética, respectivamente, son calificados de «poetas»; de Francisco de Rioja se indica que como cultivador de géneros es «indiferente», en tanto que otro lírico sevillano, Mosquera de Figueroa, es identificado como «militar»; Montemayor es caracterizado como «novelador y traductor de A. March», y Luis de Milán, como «novelador y músico», rasgos que (en sentido lato) les son propios, pero no exclusivos ni de una relevancia mucho mayor que la de su faceta lírica. Los contrastes se reiteran, como cuando nos encontramos la presentación de Gómez Manrique como «poeta», frente a la seca nota a Santillana que lo vincula a «refranes y proverbios». De Alonso de Fuentes, autor de los Cuarenta cantos, sólo consta la denominación de «astrólogo»; para Hernando de Acuña la anotación reserva el sorprendente rótulo de «novelador»; Valdivieso aparece como «poeta místico», y, en cambio, Fernán Pérez de Guzmán, recibe el título de «poeta».

  • 44  Son muy reveladores los irónicos comentarios insertos por Cervantes por boca del licenciado a las (...)

39Este contexto de falta de sistematicidad y de ausencia de una consideración particular de la poesía lírica no es, sin embargo, suficiente para explicar uno de los rasgos más llamativos de esta bibliografía y, sin duda, su omisión más estruendosa. Me refiero a la ausencia de Góngora, aún vivo en el momento de datación de la primera redacción de la Junta de libros, viva aún la polémica en torno a su obra y en directa relación (al menos 10 años atrás) con Tamayo, cuando el cordobés solicitó de éste un parecer para su versión inicial de la «Soledad primera». El hecho bastaría para cuestionar la consideración de esta obra, al menos en lo que se refiere a la poesía, como un verdadero canon, en el sentido de una selección y jerarquización de los autores o las obras, cuando ya la tríada hoy reconocida era presencia infaltable en cualquier nómina o relación de poetas en la época y, sobre todo, cuando el cordobés era referencia constante en cualquier consideración contemporánea sobre la poesía. Justamente esta circunstancia del debate o, más bien, de la guerra abierta en torno a Góngora y sus poemas mayores es la que puede ofrecer una explicación razonable a la omisión, al decantarse el autor de la bibliografía por las posiciones que vinculaban el antagonismo hacia la innovación gongorina con la defensa del modelo tradicional encarnado en la lectura ideal de Garcilaso (como la revitalizada dos años antes por el propio Tamayo) y representado por la recuperación de la norma cortesana adscrita a Toledo. La referencia casticista a la capital del reino godo y paradigma del buen hablar culto44 es constante en Tamayo, como hemos visto, y así la empleaba en sus comentarios como un nexo de unión entre él y Garcilaso mismo, que se convertía en rotundo argumento de autoridad. Cuando Bourdieu pintó el «campo literario» con los rasgos de un campo de batalla podría haber encontrado en el silenciamiento de Góngora en la Junta de libros, en su expulsión del parnaso de autores españoles que se dibuja en sus páginas, un ejemplo inmejorable de esta situación y de su proyección en la constitución de un canon en cuyo marco las incorporaciones y las caídas tienen mucho que ver con el sistema de relaciones que se trama entre los distintos integrantes de la república literaria.

  • 45  En todo caso, lo que sí queda de relieve al cotejar estas entradas es la diversidad de fuentes usa (...)

40Otra de las diferencias establecidas dentro de un campo literario aún incipiente pero dotado ya de una variedad creciente podría también incidir en las fluctuaciones de los mecanismos de canonización, como el anteriormente apuntado. Me refiero a las divergencias percibidas entre impresos y manuscritos, dos cauces que conviven en estos momentos, pero ajustando sus vinculaciones con determinados géneros o prácticas de escritura y perfilando sus relaciones con la posición respecto a su obra de ingenios y escritores. Así, por ejemplo, percibimos esta distinción y sus repercusiones conceptuales y axiológicas en las palabras de Cervantes en el prólogo de las Ejemplares, el mismo en que se enorgullecía en su prioridad como novelador; allí también se presentaba como «autor de La Galatea y D. Quijote de la Mancha y el que hizo el Viaje del Parnaso». Si la distinción es pertinente, está claro que se plantea una relación directa entre la noción de autoría y la sanción de la imprenta, y así parece corroborarlo Suárez de Figueroa en el alivio II de su miscelánea El Pasajero (Madrid, Luis Sánchez, 1617), cuando hace declarar a su personaje don Luis: «Ande yo impreso por las manos de la gente y adquiera este dulce nombre de autor». En lo referente a los usos de una distinción similar por Tamayo en la década siguiente, contando con una premisa de equivalente sistematicidad en su terminología, podría relacionarse la diferencia entre la obra pensada para la difusión y el verso ocasional y disperso con la denominación de «poetas» y aun con sus criterios de inclusión u omisión, como sería el caso de Góngora; pero, al margen de que este caso extremo impugna esta hipótesis, el empleo del término por el bibliógrafo no es sistemático ni estable: la Junta registra la entrada de poetas cuya obra sólo llegó a la imprenta tras su muerte, como Hurtado de Mendoza o Figueroa, e incluso de quienes permanecían aún inéditos en el momento (al menos en la primera versión del repertorio), como Bartolomé L. de Argensola, el toledano Elisio de Medinilla, López de Zárate o Jerónimo de Urrea. A la inversa, no califica de «poetas» a autores que, sin entrar en su específico valor literario, sí contaban con cancioneros publicados, de los que el mismo Tamayo da cuenta, como es el caso de Juan del Encina, Juan de Castellanos, Juan Hurtado de Mendoza o Juan Ruiz de Santa María, por ceñirnos a una serie relativamente acotada45.

41Lo que se desprende de este somero repaso a algunos rasgos llamativos de la Junta de libros es el papel de una bibliografía como ésta en la configuración del canon, primero por su presentación misma como un amplio repertorio de autores y, tras ello, por sus mecanismos de intervención en la composición definitiva de la nómina y la jerarquía más o menos latente que la organiza. En su mera condición de recopilación de autores y obras «en lengua castellana» hay ya toda una afirmación, en la que se imbrican lengua, cultura y poder o autoridad, como un principio de reivindicación nacional y aun de conformación de la propia identidad, en lo que se aúnan las apelaciones a la antigüedad y la acumulativa mostración de los valores de la actualidad, el capital simbólico que la escritura ofrece a la nación, en un momento en el que necesita especialmente de esta herramienta y así la reclama la política desarrollada desde las inmediaciones del trono. A ello responde Tamayo en coherencia con su lugar en el aparato administrativo y, en concreto, siguiendo la técnica y la función de su cargo de cronista: su bibliografía es una recopilación de corte positivista y, aunque el compilador no es un historiador de la literatura ni ofrece un discurso histórico de la producción impresa, sí mantiene una visión histórica, coincidente en alto grado con la sustentada por Olivares: España ha conocido, arrastrada por la actitud de sus monarcas, un período de decadencia en el siglo XV, al que siguió la etapa de progreso en el XVI, para concluir con la brusca caída del reinado de Felipe III, frente a la que se pretende reaccionar con una afirmación del presente a partir de los valores perdurables de la tradición anterior. Cuando hay que restaurar la grandeza en el presente resulta de enorme utilidad esta visión histórica de cumplimiento y culminación que se muestra con la acumulación de libros, de obras de la lengua castellana, «la mayor que España ha visto», en la que culmina, siguiendo el tópico humanista, una translatio studii que vuelve a asociarse a una translatio imperii.

42Como ocurriera con el teatro en el programa ideológico y político de Olivares, la Junta de libros exhibe su participación en el discurso que establece el papel de la cultura como galaxia ornamental, elemento de deslumbramiento y propaganda como manifestación de la grandeza real y nacional. La erudición, que desde Luis Carrillo se despliega en una vertiente poética que atraviesa toda la primera mitad de siglo, muestra así también una dimensión política. Se trata de la nacionalización de toda una producción escrita que, si tiene en la apropiación de lo foráneo su elemento más descollante, manifestado en el valor concedido a la práctica de la traducción, se extiende en un sentido más general, al proponer un repertorio de los frutos de toda una nación, aglutinada en un proyecto común, de la que la escritura y los libros resultantes son, a la vez, una prueba evidente y un elemento de impulso y continuidad.

43En lo que se refiere de manera específica a la formación del Parnaso, varias son las consideraciones que se pueden extraer del repaso por estos rasgos de la Junta de libros, de su significado en el contexto en que aparece y de la función que en el mismo (y en una perspectiva diacrónica) puede desempeñar. Son las siguientes:

441) la aportación al proceso, si no de formación, sí de visualización de una verdadera república literaria, cuya primera condición es la existencia de una «masa crítica» de autores y obras, perfectamente enumerados y repertoriados en esta sistemática bibliografía;

452) la consolidación de una perspectiva nacional, no sólo por la apertura de la focalización en el horizonte geográfico, sino por el tratamiento común de los textos y los autores en el uso de la lengua castellana, incluidos los productos de la traducción;

463) la incorporación de una perspectiva diacrónica en el umbral de una lectura histórica, que no aparecerá de manera explícita en una obra específica hasta el ensayo de Luis Josef Velázquez a mediados del siglo siguiente; en la Junta de libros la atención a la cronología de los títulos supone el primer paso en ese proceso que conducirá a la instauración de la historia literaria;

474) la relación con la imprenta, explicitada en las referencias bibliográficas de las obras y en su destacado tratamiento como libros, pero sin olvidar el componente resaltado con la organización autorial;

485) un esbozo de crítica explícita, en el momento en que se desarrollaba en medio de las polémicas literarias y buscaba acomodo en el espacio prestado por aprobaciones y censuras, trasladándolo en la obra de Tamayo a un lugar específico relacionado con el papel de eruditos y bibliógrafos, tan necesario como el de los autores en la consolidación de la república literaria;

496) la mostración de un canon constituido en paralelo por un repertorio de obras y autores y por la consagración de un modelo más o menos implícito, representado por el magisterio de Garcilaso y la consiguiente consagración del referente toledano.

50El camino que habría de recorrerse hasta una conformación definitiva de la imagen de un campo literario en sentido pleno sería largo y requeriría de la incorporación de un elemento de dinamismo como el plasmado por Cervantes en su Viaje del Parnaso, del que por razones obvias una bibliografía como la de Tamayo no podía participar de lleno, pero su nómina de autores, elevada sobre el escenario inmediato de las pugnas entre los autores, era todo un aldabonazo sobre la existencia de un parnaso español en las puertas de su formalización.

Haut de page

Notes

1 El presente trabajo se incluye en el desarrollo del proyecto «La república de los poetas en los siglos de oro. Textos fundacionales», financiado por el Ministerio de Ciencia y Tecnología (I+D, HUM2004-02373/FILO).

2  Sobre el desarrollo de esta disciplina pueden consultarse las monografías de Luigi Balsamo, La Bibliografia. Storia di una Tradizione, Firenze, Sansoni, 1984; y Theodore Besterman, Les Débuts de la bibliographie méthodique, Paris, La Palme, 1950 (1ª ed. inglesa, 1935).

3  Algunas de las nóminas son abordadas en trabajos recogidos en el presente volumen, así como en el que representa su precedente, el monográfico Penser la Littérature Espagnole (Bulletin Hispanique, 1, 2004), resultante del Coloquio coordinado por François Lopez; allí pueden consultarse, entre otros, los trabajos de Víctor Infantes, «Espejos poético y fama literaria. Las nóminas de autoridades líricas (siglos XV-XVII)», pp. 23-44; y Pedro Ruiz Pérez, «Espejos poético y fama literaria: las epístolas en verso del siglo XVI», pp. 45-80.

4  De la primera versión hay dos copias manuscritas, en la Biblioteca Nacional de Madrid (Ms. 9752-53) y en la Biblioteca Apostólica Vaticana de Roma (66-Barb.-LAT-3177); en ellas consta la primera fecha. Otra versión, ampliada y con los trámites habituales para la impresión, se fecha en 1639, y se conserva una copia en la Biblioteca Universitaria de Oviedo (ms. 88). Los datos básicos son recogidos en la tesis doctoral de Belén Álvarez García, «Junta de libros la mayor que España ha visto en lengua castellana» por Tomás Tamayo de Vargas. Edición crítica, introducción y notas, dirigida por Ignacio Arellano (Universidad de Navarra, 1997).

5  Son analizadas por Fernando Rodríguez de la Flor, Biblioclasmo. Por una práctica crítica de la lecto-escritura, Valladolid, Junta de Castilla y León, 1997.

6  Para Varrón «ningún libro es tan malo, que no se pueda sacar de él algo bueno»; Venegas parafrasea diciendo «que no avia libro tan malo que por una parte o por otra no aprovechasse»; y Torres ampliaba: «No ay libro tan malo del que no saque fructo quien se quiere aprovechar como tambien no lo avra en el qual no estropiece el que por su antojo quiere salir del seço».

7  Me acerco a ella en «La poética de la erudición en Trillo y Figueroa», La Perinola, 7 (2003), pp. 335-366. Para el comentario del caso de Tamayo véase Fernando Bouza, «“Aun en lo material del papel e impresión”. Sobre la cultura escrita en el siglo de Gracián», en Libros libres de Baltasar Gracián. Catálogo de la exposición bibliográfica, ed. Ángel San Vicente Pino, Zaragoza, Gobierno de Aragón, 2001, pp. 22 y ss.

8  Cito por la mencionada edición de Belén Álvarez García, que sigue el texto ampliado de 1639; conservo su numeración y, en general, su transcripción.

9  En el estudio preliminar de su edición de Girolamo Cardano, Mis libros (Madrid, Akal, 2002), Francisco Socas sitúa esta práctica entre ilustres antecesores.

10  Puede compararse el tratamiento con la «junta de poetas sobre el Tajo» fabulada por Ramírez Pagán en su Floresta de varia poesía (1562), en la que se idealiza un entorno lírico entre el idilio pastoril y la academia formal, en un ejemplo de textualización de las relaciones de sociabilidad que analizo en «Espejos poéticos...», ed. cit.

11  Pueden sumarse a otras manifestaciones recogidas en estas páginas acerca de la relevancia concedida a lo toledano y, a través de ello, a la tradición nacional las reiteradas citas a poetas e ingenios de la ciudad en los comentarios a Garcilaso, así como el sintomático hecho de incluir en el volumen la edición de cinco coplas castellanas, ignoradas por Herrera. La importancia concedida a Manrique y a Hurtado de Mendoza se sitúa en esta línea y se corresponde con algunos de los planteamientos del repertorio bibliográfico de apenas dos años después.

12  Utilizo la noción de «coyuntura» en el sentido con que la formula Braudel en oposición a las lecturas de «longue durée», que estaría más cercana a la perspectiva de tradición genérica, aunque en este caso la voy a acortar en este estudio. Un ejemplo de aplicación del concepto es el ofrecido por José Carlos Mainer, «Pensar en coyunturas (con algunos ejemplos)», en el citado monográfico Penser la Littérature Espagnole, pp. 401-414.

13  Las recoge, sistematiza y analiza de manera minuciosa, François Géal, Figures de la bibliothèque dans l’imaginaire espagnol du siècle d’Or, Paris, Honoré Champion, 1999. Sus noticias y juicios son indispensables para cualquier indagación en este campo.

14  Roger Chartier, El orden de los libros: lectores, autores, bibliotecas en Europa entre los siglos XIV y XVIII, Barcelona, Gedisa, 1994.

15  Así lo denomina François Géal, «Claude Clément (s.j.) ou la bibliothèque comme espace sacral», en el capítulo que le dedica en su monografía, ed. cit., pp. 303-336.

16  La línea de textualización de este contexto real y de sus prácticas va desde el manuscrito de Andrés de Ustarroz Aganipe de los cisnes aragoneses hasta las antologías de Alfay y de Francisco de la Torre y Sevill, con sus complejas trayectoriales autoriales y bibliográficas. Para la recomposición de este contexto sigue siendo fundamental lo recogido por Ricardo del Arco y Garay, La erudición aragonesa del siglo XVII en torno a Lastanosa, Madrid, 1934; y La erudición española en el siglo XVII y el cronista de Aragón Andrés de Ustarroz, Madrid, CSIC, 1950; para algunos aspectos de la reflexión crítica sobre estas prácticas, puede verse ahora P. Ruiz Pérez, «El museo del discreto: para un ideario de la biblioteca en la España áurea (y una revisión del modelo graciano)», Litterae, 5 (en prensa), con actualización de la bibliografía sobre este entorno aragonés.

17  Clio au Parnasse. Naissance de l’«histoire littéraire» française aux XVIe et XVIIe siècles, Paris, Honoré Champion, 2006.

18  «Otoño del humanismo y erudición ejemplar», La Perinola, 7, 2003, pp. 21-59.

19  Para su proceso de reelaboración desde el original tardomediaval a su formulación barroca, con la incorporación de nóminas alfabetizadas de autoridades, véase Aragüés Aldaz, ob. cit., pp. 50-51.

20  Ms. 1614, Biblioteca del Escorial LIII-27, 148 hojas en 4º. Los textos recogen a veces directamente a modo de écfrasis, la práctica de las galerías de retratos de hombres ilustres, como la que adorna las propias paredes del Escorial, cuando no incluyen, como hace Pacheco, ilustraciones y semblanzas literarias. Lo significativo en el discurrir de esta práctica desde el siglo XV (con Hernando del Pulgar o Fernán Pérez de Guzmán) hasta el pleno siglo XVII (con textos como el citado Aganipe de Andrés de Ustarroz o el repertorio sevillano de Rodrigo Caro, entre otros) es el desplazamiento desde el espacio de las armas y la nobleza de sangre al de las letras y las excelencias del ingenio. Véase Ignacio García Aguilar, «Varones nobles y nobles poetas: los repertorios de ingenios en el Siglo de Oro», en En torno al canon: aproximaciones y estrategias, dir. Begoña López Bueno, Universidad de Sevilla, 2005, pp. 285-316.

21  Analiza el significado de los elogios de ingenios en ámbitos particulares Inmaculada Osuna, «Las ciudades y sus “Parnasos”: poetas y “Varones ilustres en letras” en la historiografía local del Siglo de Oro», en En torno al canon, ed. cit., pp. 233-283, poniendo en relación la conciencia de las ciudades con una cultura letrada, en un movimiento de rasgos centrífugos en lo cultural intensificado a comienzos del siglo XVII, como señala Richard Kagan, «Las ciudades del Siglo de Oro», en Ciudades del Siglo de Oro.Las vistas españolas de Anton Van den Wyngaerde, Madrid, El Viso, 1986; la tendencia chocará con las pretensiones de construir una dimensión nacional, a las que me refiero más adelante.

22  La inclusión de figuras señeras no nacidas a las orillas del Betis no es óbice para la vigencia de este criterio, sino un punto para su confirmación, ya que estos ingenios aparecen como allegados al núcelo estable de habitantes de Sevilla, como ocurre con Lope de Vega, lo que refuerza la existencia de este núcleo y resalta su importancia, como reflejo de una voluntad de presentación como una metrópoli capaz de generar una tendencia centrípeta, también en el ámbito de círculos selectos por sus letras.

23  Quizá sobrepase el nivel de lo anecdótico la vinculación que con el valido mantuvo la familia de Nicolás Antonio, aunque, obviamente, con la generación anterior; en concreto, Olivares pone al padre del bibliógrafo a la cabeza del Almirantazgo en 1626.

24  Cito por Francisco de Quevedo, Obras completas. Prosa, ed. Felicidad Buendía, Madrid, Aguilar, 1966, p. 577.

25  François Géal (ob. cit., p. 641) señala que en 1631 debió abandonar sus altas funciones en Lisboa para refugiarse en Roma, por razones mal esclarecidas, pero que bien podrían intuirse relacionadas con los debates de carácter nacionalista que en estos momentos tensionaban la cultura y el ambiente lusos en los años previos a su escisión de la corona española, donde se enmarcan algunas de las más señeras intervenciones en los procesos de constitución de un canon nacional, como fueron los comentarios de Faria e Sousa a Camoens, redactados en castellano en las inmediaciones de la independencia de Portugal, aunque publicados a partir de 1685.

26  T-168, según la numeración de Antonio Gallego Morell (ed.), Garcilaso de la Vega y sus comentaristas, Madrid, Gredos, 1972.

27  Cito por la edición contenida en Epistolario español. II, ed. Eugenio de Ochoa, BAE, t. LXII, Madrid, Atlas, 1965, p. 67.

28  Analizo el significado del encomio cervantino en «El “Canto de Calíope”: entre la Arcadia, el Parnaso y la república literaria», en Cervantes y su mundo, ed. Mª Carmen Marín Pina, Kassel, Reichenberger, en prensa.

29  Precisamente en este libro es objeto de alabanzas Tamayo de Vargas, entre la nómina de ingenios que ilustran el cultivo de la poesía y le confieren dignidad. Sin duda, nuestro bibliógrafo estaría en ese repertorio menos por la sublimidad de su estro lírico que por su aportación a la consolidación de un tratamiento de las letras encaminado a su institucionalización y su reconocimiento, como se desprende de manera más explícita de la evocación no menos elogiosa que Lope le dedica en su elegíaco Huerto deshecho (1632): «Aquí tuvo lugar el verso y prosa/ de don Tomás Tamayo, en cuyo estilo/ alta deidad científica reposa»; más que la referencia a la prosa, me parece significativo el adjetivo «científica», que decantaría la polisemia de «estilo» por su valor etimológico de «pluma», como metonimia del trabajo, lo que deviene en una clara loa de su dimensión erudita. El tratamiento de la labor de Tamayo puede considerarse representativo de una línea central en la argumentación en defensa de la dignidad de la poesía.

30  «La poesía vindicada: reconocimiento de la lírica en el siglo XVI», en El canon poético en el siglo XVI, dir. Begoña López Bueno, Universidad de Sevilla, en prensa. Del inventario de defensas y alabanzas allí recogido, entresaco algunas referencias correspondientes a los finales del siglo XVI y los inicios del siguiente: Bernardo González de Bobadilla, «Prólogo» a Primera parte de las ninfas y pastores de Henares (Alcalá, 1587); Pedro Sánchez de Viana, Anotaciones sobre los quinze libros de las Transformaciones de Ovidio (Valladolid, 1589); Alonso de Valdés, «Prólogo en alabanza de la poesía» y Vicente Espinel, «La Casa de la Memoria», en Diversas rimas (1591); Gaspar de Aguilar, «Discurso en alabanza de la poesía, aplicándole al nacimiento, del académico Sombra», en la Academia de los Nocturnos; Alonso López Pinciano, epístola primera de Filosofía antigua poética (Madrid, 1596); Lope de Vega, La Arcadia (Madrid, 1598); Gaspar Gutiérrez de los Ríos, Noticia general para la estimación de las artes (Madrid, 1600); Lope de Vega, «Cuestión del honor debido a la poesía», epístola a Juan de Arguijo en La hermosura de Angélica con otras diversas rimas (Madrid, 1602); Luis Alfonso de Carvallo, «A los discretos poetas el auctor» y «Diálogo primero» de Cisne de Apolo (Medina del Campo, 1602); Diego Dávalos y Figueroa, Primera parte de la Miscelánea Austral (Lima, 1602); «Discurso en loor de la poesía» en Diego Mexia, Primera parte del Parnaso Antártico de obras amatorias (Sevilla, 1608); Bernardo de Balbuena, Compendio apologético en alabanza de la poesía (México, 1604).

31  Así lo registra Robert Jammes en el completo registro de los documentos de la polémica que acompaña su edición de las Soledades (Madrid, Castalia, 1994, pp. 630-631), cuyas noticias sigo en las referencias que siguen. Puede consultarse ahora el texto completo de la carta en la que se da noticia de este parecer en Luis de Góngora, Epistolario completo, ed. Antonio Carreira, Lausanne, Hispanica Helvetica, 2000, pp. 299-300; y en Krzysztof Sliwa, Cartas, documentos y escrituras de Luis de Góngora y Argote (1561-1627) y de sus parientes, Ayuntamiento y Universidad de Córdoba, 2004, II, pp. 592-593.

32  Puede tenerse ahora una visión más clara de este entorno con el estudio de Abraham Madroñal Durán, Baltasar Elisio de Medinilla y la poesía toledana de principios del siglo XVII, Madrid, Iberoamericana, 1999.

33  El primero fue maestro de Tamayo en sus primeros estudios, y las marcas propias del modelo docente de la Compañía afloran sin duda en la realización de su repertorio bibliográfico. El canónigo sevillano Juan de Fonseca fue amigo de juventud de Olivares, junto con Rioja, para convertirse más tarde en su bibliotecario particular; como recoge François Géal (ob. cit., pp. 272-273) el conde-duque formó una biblioteca a imitación y seguimiento de la del Escorial, en un intento más de recuperar la continuidad con el apogeo político y cultural atribuido a Felipe II.

34  Quedan apuntadas las líneas maestras del proyecto del valido en el capítulo «Programa de renovación» de John H. Elliott, El Conde-Duque de Olivares, Barcelona, Crítica, 1990, pp. 182-212; desde una perspectiva bien distinta Gregorio Marañón, en el capítulo «El intelectual» de su monografía El Conde-Duque de Olivares. La pasión de mandar (Madrid, Espasa Calpe, 1972, pp. 138-166), trata de bucear en las raíces de esta actitud y en las conexiones con los protagonistas del panorama cultural español del momento. De manera más específica, en lo que se refiere a la relación del programa de reformas con la labor de las escuelas, conviene consultar Richard L. Kagan, «Olivares y la educación de la nobleza española», en La España del Conde-Duque de Olivares, coord. John H. Elliott y Ángel García Sanz, Universidad de Valladolid, 1990, pp. 227-247; el historiador incide en los vínculos del ministro con los jesuitas y su labor intelectual y educadora, en la que destaca el valor concedido a las letras y su papel en la consolidación de una aristocracia intelectual que pueda sumarse a la de la sangre y renovarla en su papel dirigente.

35  Además de no encontrarse motivos para ello, la obra conseguiría sin problemas más de una aprobación; véase la nota siguiente. No es descartable, sin embargo, que la caída de Olivares en 1641 tuviera algo que ver en la paralización del proyecto editorial que parece conformarse dos años antes, con la revisión del original y el inicio de los habituales trámites previos a la impresión.

36  El conjunto del cartapacio incluye la aprobación de Gil González Dávila, la censura de Diego de Cañizares y diversos índices, con los añadidos señalados más una portada con datación y una completa referencia del autor, que indican que se trata de un trabajo acabado y listo para su difusión.

37  Ricardo García Cárcel, Las culturas del Siglo de Oro, Madrid, Historia 16, 1989.

38  Algo similar cabría decir en lo relativo al curioso apartado de atribuciones de obras anónimas o de autoría incierta, destacando un cierto apego a la tradición, en la convención de los juicios (La Celestina y las Coplas de Mingo Revulgo como obras de Rodrigo Cota, o el Lazarillo como fruto del ingenio de Hurtado de Mendoza) o en la intencionalidad de las adscripciones, como al adjudicar también a Hurtado de Mendoza la respuesta del Prete Jacopín, en línea de oponer la tradición castellana a innovaciones como las representadas por Herrera, a quien el propio Tamayo también ofrecería la alternativa de su comentario al «príncipe de los poetas castellanos» (véase la nota siguiente).

39  El referente simbólico de Toledo como materialización de un ideal estilístico (e ideológico) es elemento recurrente en la argumentación de Tamayo de Vargas y se convierte en central en su canonizador comentario de Garcilaso, el poeta de Toledo por antonomasia. A lo largo de su producción Tamayo insiste en la materia toledana, sumando una Descripción de la imperial ciudad de Toledo i historia de sus antiguedades i grandeza i cosas memorables (Toledo, 1617), en la que actualiza la obra de Francisco de Pisa; la reeditada biografía de una ilustre religiosa de la ciudad (Vida de doña María de Toledo, 1616 y 1626); el tratado en defensa de un milagro mariano ya cantado por Berceo o los opúsculos manuscritos con que cierra su catálogo de obras propias. El «Elogio» al que se refiere, no incluido en la relación de sus obras en la Junta de libros, bien pudiera ser los Elogios de la Carpetania mencionados en la carta «A los aficionados a la lengua española»; la tergiversación de los datos acerca del origen del celebrado Hurtado de Mendoza no puede ser más evidente de esta actitud de identificar Toledo con el epicentro de una imagen nacional.

40  Es muy significativo este dato. Tamayo da como patria de Cervantes a Esquivias, y Nicolás Antonio remite a Tamayo, dando el mismo lugar de nacimiento. Sería, por su llamativa separación de lo convencionalmente establecido, uno de los argumentos más notables acerca del empleo por el sevillano de los datos del toledano. En cuanto a la cuestión de la transmisión y pervivencia de los tópicos, también ofrece la entrada un buen pie para seguir la relativa a la imagen de «ingenio lego».

41  En el caso de los citados, Torres Naharro y Cairasco, no es posible confirmar este aserto, dado que ésta es la condición del canario, mientras que el autor de la Propalladia, más frecuente hoy en los capítulos de teatro de los manuales de historia literaria, era habitualmente citado en las nóminas de líricos, entre Garci Sánchez y Castillejo, por ejemplo, como hemos visto en el pasaje de La España defendida de Quevedo.

42  Véase de manera específica, entre una bibliografía más amplia sobre la recepción de estas ideas en Europa y en España, Angel Luis Luján Atienza, «La Anotaciones de Herrera y las formas estilísticas de la tradición hermogeana», Hispanic Review, 68,4 (2000), pp. 359-380.

43  Como indicador de la consideración que las traducciones le merecen a Tamayo (así como de su adscripción al procedimiento de la autobibliografía aprovechando los espacios paratextuales) puede señalarse la indicación sobre su versión de La Constancia de Justo Lipsio que incluye en la dedicatoria de la Vida de doña María de Toledo (Toledo, 1616) y de la cual también incluye registro en su propia entrada en la Junta de libros; en el texto preliminar Tamayo reclama la autoría de la versión que circula a nombre de otro y argumenta esta situación de latrocinio como razón para la publicación (editado por Bartolomé José Gallardo en su Ensayo de una biblioteca española de libros raros y curiosos [1889], ed. facsímil, Madrid, Gredos, 1968, t. IV). También en el citado prólogo a la traducción de Plinio, en el contexto de la reivindicación del castellano, hace referencia a esta obra y a las indicaciones que Lipsio da en ella acerca de la traducción.

44  Son muy reveladores los irónicos comentarios insertos por Cervantes por boca del licenciado a las afirmaciones de Sancho al respecto de la autoridad concedida por Toledo, en el episodio de las bodas de Camacho; sobre su relación con la poética cervantina y su separación del modelo renacentista planteo algunas consideraciones en «La esgrima del arte (de armas y letras, otra vez)», La distinción cervantina. Poética e historia, Alcalá de Henares, Centro de Estudios Cervantinos, 2006, pp. 209-232.

45  En todo caso, lo que sí queda de relieve al cotejar estas entradas es la diversidad de fuentes usada por Tamayo en su recopilación; si las referencias impresas pudieran provenir, como apuntaba, de la familiaridad del autor con algunas grandes bibliotecas señoriales, también puede ser ésta la procedencia de las noticias de textos manuscritos, en particular los recogidos en los muy ricos fondos del Escorial, cuya consulta por el bibliógrafo queda documentada en las numerosas referencias, en sus comentarios a Garcilaso, a un códice de Hurtado de Mendoza allí conservado.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Pedro Ruiz Pérez, « La Junta de libros de Tamayo: bibliografía, parnaso y poetas », Bulletin hispanique, 109-2 | 2007, 511-543.

Référence électronique

Pedro Ruiz Pérez, « La Junta de libros de Tamayo: bibliografía, parnaso y poetas », Bulletin hispanique [En ligne], 109-2 | 2007, mis en ligne le 01 décembre 2010, consulté le 19 septembre 2017. URL : http://bulletinhispanique.revues.org/290 ; DOI : 10.4000/bulletinhispanique.290

Haut de page

Auteur

Pedro Ruiz Pérez

Universidad de Córdoba

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Tous droits réservés

Haut de page